Jaime Nava

Además de haber llegado a sus cargos de la mano del Partido de la Revolución Democrática (PRD), la diputada Dulcelina Sánchez de Lira y los alcaldes de los municipios de Ahualulco y Mexquitic de Carmona, Federico Monsiváis Rojas y Juan Antonio Ramírez Llanas, respectivamente, tienen en común el haber utilizado a las mismas empresas fantasma para justificar el uso de recursos públicos cuyo destino se desconoce.

En pleno periodo electoral, el 8 de junio de este año, Juan Antonio Ramírez Llanas, presidente municipal de Mexquitic de Carmona firmó un contrato con la empresa COMERCIALIZADORA DE MATERIALES FRISPAR S.A. DE C.V. para supuestamente adquirir 10 mil despensas con valor de un millón 889 mil 988 pesos.

El contrato quedó registrado como: MEXCAR/CDSM/FFM/ADQ-14/2018 y en la primera hoja del documento se lee que la “obra” se trata de: “adquisición de despensas (productos de la canasta básica) varias localidades, municipio de Mexquitic de Carmona, SLP”; sin embargo, el texto se contradice en varias cláusulas toda vez que menciona que el proveedor deberá entregar “material de construcción”, pero en la lista de artículos comprados sólo aparecen los propios de una despensa.

La cláusula segunda del contrato obliga a la fantasmal COMERCIALIZADORA DE MATERIALES FRISPAR S.A. DE C.V. a entregar “las despensas” en los domicilios de los beneficiarios a más tardar el 28 de junio del 2018.

El contrato no cuenta con la firma de Francisco Israel Pardo Plascencia, representante legal de COMERCIALIZADORA DE MATERIALES FRISPAR S.A. DE C.V. y únicamente aparecen las firmas del presidente municipal, Juan Antonio Ramírez Llanas; de la síndico municipal Zayra Olivia Hernández Hernández; del tesorero; Valentín Zarazúa García; del coordinador de Desarrollo Social, José Alejandro Flores Coronado; el contralor interno, Usiel Aguilar Hernández y con la huella digital de la secretaria general, María Paulina García Aguilar.

 

 

 

 

 

De acuerdo con el contrato, el domicilio de COMERCIALIZADORA DE MATERIALES FRISPAR S.A. DE C.V. se encuentra en la calle de Melchor Ocampo número 1490 interior 304. El 25 de abril y el 27 de junio de este año, Astrolabio Diario Digital dio a conocer que la diputada perredista Dulcelina Sánchez de Lira pidió a la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado que le autorizaran el pago de diversas facturas a las empresas CENTRO DISTRIBUIDOR DE MATERIALES ARIEST S.A. DE C.V, COMERCIALIZADORA DE MATERIALES FRISPAR S.A. DE C.V. y COMERCIALIZADORA RIVGAR S.A. DE C.V.

Las tres empresas fueron creadas en 2016 y, dos de ellas (FRISPAR Y MATERIALES ARIEST) cuentan con los mismos socios: María Esther García Campos y Francisco Israel Pardo Plascencia y fueron registradas el 17 de marzo de ese año. Además, las facturas que las tres empresas emiten son idénticas en diseño y domicilio fiscal: Melchor Ocampo número 1490 interior 304.

 

 

 

 

 

 

 

EN AHUALULCO, CASI 3 MILLONES DE PESOS PARA COMERCIALIZADORA RIVGAR

También de origen perredista, el alcalde de Ahualulco, Federico Monsiváis Rojas, quien además resultó reelecto para el periodo 2018-2021, contrató a la empresa: COMERCIALIZADORA RIVGAR S.A. DE C.V. entre octubre y diciembre del 2017, según consta en el reporte analítico de los pasivos municipales y en los documentos de la revisión de la Cuenta Pública de ese año que se entregó al Congreso del Estado.

Sin que se especifique la fecha exacta, en el reporte se indica que el ayuntamiento de Ahualulco pagó dos millones 949 mil 996 pesos a COMERCIALIZADORA RIVGAR S.A. DE C.V. en algún momento del último trimestre del 2017. La cantidad debió ser pagada en su totalidad porque el “saldo final” actualizado al 19 de enero del 2018 se reportó en ceros.

Las operaciones entre el ayuntamiento y la COMERCIALIZADORA RIVGAR S.A. DE C.V quedaron registradas con el número de “cuenta contable” 2112-0-000204.

Como ya se mencionó, las facturas que se expiden con el nombre de COMERCIALIZADORA RIVGAR S.A. DE C.V. aseguran que la empresa tiene su domicilio fiscal en Melchor Ocampo número 1490 interior 304; sin embargo, en esa dirección únicamente existe un edificio de departamentos en el que los vecinos, entrevistados por Astrolabio Diario Digital, aseguran que nunca ha habido ningún tipo de negocio.

Comments

comments