Por Victoriano Martínez

Efectivamente. Aumentar la tarifa del servicio de agua potable es impopular. Muy impopular.

Y lo es más, cuando la medida se presenta con un porcentaje desproporcionado que a todas luces castiga a quienes han cumplido puntualmente con sus pagos por el servicio que presta INTERAPAS y descuida a quienes no sólo han sido irresponsables sino que también se han aprovechado del organismo operador.

No basta con afirmar que el aumento es para hacer las cosas bien, como si ver hacia adelante volviera innecesario enmendar todo lo que se ha hecho mal, que es lo que ha colocado en situación de crisis al INTERAPAS.

El pretendido aumento –del 39.85 por ciento que ahora afirma el diputado Mario Lárraga Delgado, presidente de la Comisión del Agua del Congreso del Estado, será del 14.34 por ciento– debe partir del respeto a los cumplidos y de una exigencia efectiva a los incumplidos para recuperar la cartera vencida. Sobre todo cuando existen grandes, muy grandes deudores.

Los datos de los Informes Financieros de INTERAPAS disponibles, con corte al 30 de septiembre, muestran –en sus cifras globales– las dimensiones del agujero, pero también las de las razones que lo provocaron, que resultan mucho mayores.

El pasivo que se reporta en ese documento es de 492 millones 332 mil 125.10 pesos. En contraste, los derechos por cobrar suman 822 millones 822 mil 106.97 pesos.

El agujero es del 59.83 por ciento del tamaño del hueco dejado en las arcas del INTERAPAS por los distintos deudores, entre los que tendrían que destacarse a quienes tienen concesión del servicio sin entregar un solo peso de contraprestación.

La cartera vencida por el servicio doméstico, comercial, industrial y público que ahí se reporta es de 781 millones 642 mil 100.18 pesos, en tanto que por los derechos de descargas de drenaje el INTERAPAS no ha recibido pagos por 18 millones 984 mil 52.29 pesos.

Al mes de septiembre, los fraccionadores le debían a INTERAPAS 27 millones 680 mil 163.31 pesos, en tanto que deudores que tienen convenios con el organismo bajaron en ese mes sus adeudos de 14 millones 261 mil 423.59 pesos a 13 millones 643 mil 127.20 pesos.

Si algo muestran las cifras de ese informe es que los 640 millones 703 mil 795.31 pesos que ingresaron durante los primeros nueve meses del año provienen de los usuarios cumplidos, en tanto que la cobranza a los morosos, sobre todo a los grandes deudores, prácticamente es inexistente.

Antes de cargarle más la mano a quienes son usuarios cumplidos, éstos tienen derecho a saber todas las razones de ese incremento, entre las que la irresponsabilidad y el abuso de quienes no le pagan a INTERAPAS no puede dejarse de lado.

Es mucho mayor el interés público de saber quiénes son esos deudores, que el interés particular de proteger la identidad de quienes, con su actitud, han contribuido a la quiebra de INTERAPAS y con ello, a la necesidad de un incremento.

Si las cosas se quieren hacer bien, tendrá que ser hacia adelante, pero necesariamente también hacia atrás. Sobre todo si con esas correcciones se puede abrir paso a un programa de ajustes en las tarifas que resulte menos agresivo contra quienes hacen el esfuerzo por estar al corriente en el pago de ese servicio… aun con sus deficiencias.

Comments

comments