Astrolabio

María Ruiz

El rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Alejandro Zermeño Guerra, afirmó que por ahora solo existen tres revocaciones de amparo por gratuidad de estudios y tres más se encuentran en estudio con probabilidad de convertirse en suspensiones definitivas.

Esto luego de que el Primer Tribunal Colegiado del Estado sentenció que la gratuidad no se podía llevar a cabo como lo deseaban los estudiantes y seis alumnos denunciaran estos hechos, al señalar que fueron conminados a pagar la totalidad de sus estudios y que, por esta razón, probablemente tendrían que abandonar la Universidad.

Ante este panorama, Zermeño Guerra aclaró que, dadas las circunstancias, se verá la forma de proteger los estudios de las y los alumnos para que continúen sus carreras universitarias.

“Se está viendo la posibilidad de hacer algún convenio para que ellas y ellos puedan continuar con sus estudios, e ir liquidando con facilidad las deudas que puedan tener con la institución. No se trata de dañar a nadie. Se trata de darles las condiciones más propicias para llegar a un acuerdo y sigan estudiando”, explicó.

Asimismo, Zermeño Guerra señaló que, aunque el artículo tercero de la Constitución Política de México habla de una gratuidad en la educación superior, este beneficio no aplica de manera inmediata.

“Los alumnos ponen amparo porque hubo un movimiento importante en el artículo tercero y que esta gratuidad en educación superior se consideraba que ya entraba en vigor. Pero ese beneficio no lo otorga la UASLP, lo otorga la Federación quien da esas condiciones de gratuidad. Si existe una queja no debe de ser contra la institución, sino contra la Federación”, puntualizó.

El rector recalcó que la Ley Reglamentaría indica que la aplicación de la gratuidad será gradual y según la suficiencia presupuestaria del Estado.

“La Federación ya dijo que sí lo tiene considerado, pero que será una gratuidad de manera gradual y que comenzará con las universidades interculturales, luego las escuelas normales, posteriormente tecnológicos, politécnicos, hasta que se pueda aplicar en las universidades”, expuso.

Es decir, sería hasta el 2024 que la gratuidad se aplicaría en beneficio del estudiantado, pero dependerá, según lo explicado por Zermeño Guerra, del presupuesto de las universidades públicas al incrementarse los ingresos propios por las cuotas y al no cobrarlas, la Federación tendría que aportar ese dinero.

“Para que esto suceda, la Federación tendría que destinar un presupuesto de entre 14 mil y 17 mil millones de pesos año con año, para que la gratuidad sea factible en las universidades”, dijo.

Por ello, subrayó que hasta el momento parte de las acciones que implementa la UASLP para ayudar con sus estudios a las y los alumnos es con el otorgamiento de becas escolares.

“Hasta el momento nosotros como institución destinamos más de 20 millones de pesos a becas, todos los estudiantes saben que pueden tener acceso a ellas. Tenemos becas para estudiantes de pueblos originarios, madres autónomas, personas con discapacidad, personas que tengan un problema socioeconómico y además las otorgadas a alumnos de excelencia estudiantil”.

En este sentido, mencionó que hasta ahora desconoce la situación económica actual de las y los estudiantes que se ampararon, pero reafirmó que existen posibilidades de apoyar a las y los alumnos que así lo requieran, siempre y cuando lleven a cabo los trámites correctamente y cumplan con el perfil de los beneficiarios.

A+