Por Victoriano Martínez

Son diputados. No todos están en campaña pero, si de establecer compromisos públicos que pudieran hacerlos quedar bien ante la población se trata, por mayoría de 18 a favor, tres abstenciones y cero en contra… ellos también firman.

Este jueves 8 de abril, en la sesión ordinaria del Congreso del Estado quedó aprobado un punto de acuerdo presentado por la diputada Marite Hernández Correa por el que se adhieren a la  Carta de la Tierra.

“Que la Directiva y la Junta de Coordinación Política lleven a cabo acciones administrativas para que el Honorable Congreso del Estado de San Luis Potosí suscriba, adopte y asuma principios y valores de la Carta de la Tierra, como marco ético para guiar su conducta y la toma de decisiones en el desempeño de sus atribuciones y facultades”.

Así se estableció en el punto de acuerdo cuyo resolutivo advierte que “es patente la necesidad de un documento mundial de referencia que sintetice los muchos asuntos ecológicos, de forma tal que se puedan comprender y aplicar fácilmente”.

El documento que suscriben, y del que asumen y adoptan sus principios y valores se comenzó a trabajar desde 1987 por la Comisión Mundial de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y su redacción se concretó hasta marzo del año 2000.

Veintiún años después, tras el ecocidio que hizo desaparecer el emblemático Cerro de San Pedro, la ausencia de plan de manejo para el Área Natural Protegida Sierra de Álvarez y la depredación inmobiliaria en puerta en la Sierra de San Miguelito, los diputados adoptan –como Congreso– la Carta de la Tierra como guía de conducta y para tomar decisiones.

A los actuales diputados les quedan 157 días de trabajo. ¿Qué conducta y decisiones pueden adoptar para atender por lo menos esos tres temas de la infinidad de asuntos que requieren una atención conforme a los 16 principios que establece la Carta de la Tierra y las 66 acciones que a partir de ellos deben emprender?

¿Puntos de acuerdo para exhortar a la remediación del daño ecológico que dejó la Minera San Xavier, o para que exhortar a la emisión del plan de manejo de la Sierra de Álvarez, para ver si ahí hay respuesta porque el gobernador Juan Carreras López jamás atendió las 14 mil 54 firmas que se lo solicitaron desde hace dos años?

¿Algún otro punto de acuerdo para exhortar a que se aplace el dictamen de congruencia que está por emitir la SEDUVOP para avalar los programas de desarrollo urbano aprobados por el Cabildo capitalino que abren la puerta a desarrollos inmobiliarios en la Sierra de San Miguelito y se emita hasta que se determine el Área Natural Protegida?

Más de un diputado ha calificado los puntos de acuerdo como llamados a misa como una expresión de que poco o nada se les atiende. Flaco favor le hacen a la Tierra al suscribir, adoptar y asumir los principios y valores de la Carta de la Tierra 157 días antes de dejar el cargo, pues todo terminará en un documento archivado en las cajas de la entrega-recepción e ignorado por sus sucesores.

Es muy probable que en los próximos días, haber suscrito, adoptado y asumido los principios y valores de la Carta de la Tierra les servirá para sus promocionales que usan para tratar de limpiar un poco su desacreditada imagen, porque de tal punto de acuerdo no se puede esperar un beneficio para la población en general… a menos que con hechos concretos demuestren lo contrario.

***

Estos son los 16 principios de la Carta de la Tierra, presentados en cuatro apartados:

  1. RESPETO Y CUIDADO DE LA COMUNIDAD DE LA VIDA
  2. Respetar la Tierra y la vida en toda su diversidad
  3. Cuidar la comunidad de la vida con entendimiento, compasión y amor.
  4. Construir sociedades democráticas que sean justas, participativas, sostenibles y pacíficas
  5. Asegurar que los frutos y la belleza de la Tierra se preserven para las generaciones presentes y futuras.
  6. INTEGRIDAD ECOLÓGICA
  7. Proteger y restaurar la integridad de los sistemas ecológicos de la Tierra, con especial preocupación por la diversidad biológica y los procesos naturales que sustentan la vida.
  8. Evitar dañar como el mejor método de protección ambiental y cuando el conocimiento sea limitado, proceder con precaución.
  9. Adoptar patrones de producción, consumo y reproducción que salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra, los derechos humanos y el bienestar comunitario.
  10. Impulsar el estudio de la sostenibilidad ecológica y promover el intercambio abierto y la extensa aplicación del conocimiento adquirido

III.          JUSTICIA SOCIAL Y ECONÓMICA

  1. Erradicar la pobreza como un imperativo ético, social y ambiental
  2. Asegurar que las actividades e instituciones económicas, a todo nivel, promuevan el desarrollo humano de forma equitativa y sostenible.
  3. Afirmar la igualdad y equidad de género como prerrequisitos para el desarrollo sostenible y asegurar el acceso universal a la educación, el cuidado de la salud y la oportunidad económica.
  4. Defender el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar espiritual, con especial atención a los derechos de los pueblos indígenas y las minorías.
  5. DEMOCRACIA, NO VIOLENCIA Y PAZ

 

  1. Fortalecer las instituciones democráticas en todos los niveles y brindar transparencia y rendimiento de cuentas en la gobernabilidad, participación inclusiva en la toma de decisiones y acceso a la justicia
  2. Integrar en la educación formal y en el aprendizaje a lo largo de la vida, las habilidades, el conocimiento y los valores necesarios para un modo de vida sostenible.
  3. Tratar a todos los seres vivientes con respeto y consideración
  4. Promover una cultura de tolerancia, no violencia y paz.