Eduardo Delgado

El Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (Ceepac) desechó este viernes la denuncia interpuesta por Alejandro García Moreno, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), contra el alcalde capitalino Francisco Xavier Nava Palacios, a quien le imputó promoción personalizada en un mural pintado en el interior de la Unidad Administrativa Municipal (UAM).

García Moreno, vocero del PVEM, presentó la acusación el 26 de noviembre de 2019 y fue radicada en el Ceepac con el número de expediente PSO-11/2019; en ella refirió que Xavier Nava ordenó pintar un mural en la sede administrativa con su rostro en la parte principal.

Con cinco votos a favor y uno en contra, los consejeros determinaron que, luego de las diligencias practicadas, “no existen elementos para iniciar una investigación con motivo de una probable promoción personalizada en la que pudiera haber incurrido el presidente municipal”.

El diputado panista Rubén Guajardo Barrera, en representación del Congreso del Estado, pidió exhibir el mural durante la sesión virtual celebrada este viernes. Petición respaldada por el portavoz del Partido Revolucionario Institucional, Bernardo Haro Aranda.

El consejero Rodolfo Jorge Aguilar Gallegos votó en contra y durante la discusión del proyecto de resolución propuso cotejar la imagen referida con la empleada por el Ayuntamiento, antes, durante y después de la campaña promocional del primer informe del alcalde capitalino, desplegada entre fines de septiembre e inicios de  octubre del año anterior.  

Aguilar Gallegos, a quien le restan poco más de tres meses en el Ceepac, consideró que la imagen pintada en la UAM es la misma y por ende “sí se actualiza la falta”. 

El representante del PRI advirtió que si no se cotejó sería sesgada la resolución y se pronunció en pro de la exhaustividad de la investigación.

El consejero José Martín Fernando Faz Mora preguntó si se hizo el comparativo y su homólogo Edmundo Fuentes Barrera cuestionó si era requisito confrontarlas “con todas las imágenes” que se hayan realizado de Xavier Nava.

Faz Mora, aspirante a integrar el Consejo General del Instituto Nacional Electoral, aclaró que el comparativo sería sólo respecto de las empleadas en el marco del informe, pues en ese caso se utilizó una caricatura con rasgos “inconfundibles” del alcalde, opinó.

Aguilar Gallegos consideró que en la propaganda del informe se “utilizó como icono… la imagen caricaturizada del alcalde” e incluso “se creó un personaje que no era directamente el alcalde, pero la estrategia era después utilizarla para asociarla a su imagen”, juzgó.

El representante del Partido Acción Nacional, Manuel Alejandro Velázquez Rodríguez, se pronunció en pro de la examinar la similitud de ambas imágenes.  

El secretario ejecutivo del órgano electoral, Héctor Avilés Fernández, aclaró que la confronta no se realizó porque “no se ordenó esa línea de investigación” y el denunciante tampoco la planteó. 

La consejera Zelandia Borquez Estrada expuso que sólo se examinó la imagen denunciada, la plasmada en el mural. A su vez, el consejero Marco Iván Vargas Cuéllar refirió la subjetividad sobre el tema. 

Aguilar Gallegos admitió que se trata de cuestiones subjetivas, pero advirtió que ese organismo debe vigilar los aspectos asociados a la promoción personalizada de un funcionario público con evidentes “intenciones de participar en el próximo proceso electoral”.

“Nosotros, como autoridad en la materia, debemos ser exhaustivos en vigilar que no se violen los preceptos legales o las reglas de la competencia electoral, sobre todo cuando se está ante la premisa de la ventaja que significa estar en un cargo público y ejercer recursos públicos que luego pueden ser capitalizados durante los procesos electorales”, abundó.

Aseveró: “A Xavier Nava le tengo un absoluto respeto, pero creo sí está cayendo en el error de cometer esa falta”.

Edmundo Fuentes estimó necesario recurrir a un perito, porque según la autoridad el personaje referido en la denuncia es el autor de diseño del escudo nacional, Francisco Eppens Helguera, potosino al que “yo desafortunadamente no conozco”. 

Martín Faz expuso que después de ver la imagen del mural, mostrada por el Secretario Ejecutivo en la sesión, “podría ser cualquiera, hasta yo. Peloncito y con lentes”. Sostuvo que en las ilustraciones empleadas en el marco del informe “no hay ninguna duda de que era el presidente municipal; ésta en cambio es una muchísimo menos realista”. 

“Sin embargo, entiendo que toda vez que los denunciantes no lo arguyeron y que no existe la suplencia de la queja, el acuerdo no es indebido”, acotó. 

Su postura en pro de la compulsa la justificó en aras del principio de exhaustividad, lo que “ayudaría a que el trabajo que realiza este consejo no deje lugar a dudas”, explicó. 

Según el informe rendido por el Director de Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento al Ceepac, en el contrato firmado con el pintor se estableció “la restricción de plasmar cualquier personaje que insinuara algún representante político” y adujó que el personaje “con el que se confunde al Presidente Municipal, es el pintor de nombre Francisco Eppens Helguera”.

Reportó además que en el convenio se acordó la inclusión de potosinos destacados, como el músico Julián Carrillo, compositor del sonido 13; Francisco González Bocanegra, autor de la letra del Himno Nacional Mexicano; Francisco Eppens Helguera, autor del diseño del escudo nacional; Francisco I. Madero, Presidente de México, que en San Luis Potosí publicó el Plan de San Luis y el cual dio pauta a la Revolución Mexicana de 1910, así como de Aarón Rodríguez Arellano conocido como Mil Máscaras luchador profesional potosino, considerado a nivel mundial como una leyenda de la lucha libre y un ídolo en Japón.

En la resolución los consejeros asentaron que de la certificación del mural “no puede percibirse algún elemento que identifique” a Xavier Nava, pues se trata de una ilustración de tipo caricatura cuya “apreciación resulta subjetiva”. 

Por tanto, añadieron, “no se actualiza el elemento personal referido, pues no es posible afirmar, o al menos presumir con algún elemento probatorio, que tal ilustración represente al funcionario público denunciado”.

Tampoco, abundaron, puede concluirse que se está frente a algún tipo de propaganda electoral o política, o que en ella se pueda inferir “de manera objetiva la aparición de nombres, imágenes, voces o símbolos que identifiquen a algún funcionario público, lo que implicaría promoción personalizada”.

En suma, precisaron, todo ello “es causal para desechar de plano la denuncia interpuesta por el ciudadano Alejandro García Moreno”, conforme a la fracción IV del artículo 436 de la Ley Electoral del Estado, en el que se establece que la denuncia será improcedente “cuando no constituyan violaciones a la presente ley”.