Por Victoriano Martínez

Hoy es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, identificado por razones de ahorro en el lenguaje como el 25N. No se trata tanto de una conmemoración, aunque sí de una fecha establecida para celebrar actos que contribuyan a sensibilizar al público en general acerca de la necesidad de emprender acciones para que las mujeres dejen de ser violentadas.

La ONU define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Diversas instituciones han programado actividades para visibilizar el problema que representa la violencia contra las mujeres, lo mismo que para este día se espera la movilización de diversos colectivos de mujeres con el mismo fin. Las estadísticas del Centro de Justicia para Mujeres (CJM) en el Estado son una muestra de la necesidad de atención al tema.

En los primeros 10 meses del año, el CJM ofreció 34 mil 635 servicios, a un total de 10 mil 680 usuarias, entre quienes a 6 mil 646 se les dio atención de seguimiento, en tanto que 4 mil 34 correspondieron a nuevos casos de víctimas de violencia.

Seis mil 189 mujeres fueron remitidas al departamento de psicología, 11 mil 389 al área jurídica, dos mil 341 al área de empoderamiento, un mil 399 a prevención, 139 a la unidad médica, y 58 utilizaron la estancia transitoria.

La violencia contra las mujeres está presente en todo el Estado, aunque la mayor parte se concentran en la zona metropolitana: de los 4 mil 34 nuevos casos atendidos por el CJM; 2 mil 526 se presentaron en el municipio de San Luis Potosí; 576 en Matehuala; 506 en Río Verde; y 426 en Matlapa.

La lista de delitos de los que pueden ser víctimas es larga: violencia familiar; amenazas; lesiones; violación; abuso sexual; incumplimiento de obligaciones; sustracción de menores: estupro; hostigamiento; difusión de imágenes; intento de homicidio; intento de feminicidio; daño en las cosas; robo calificado; aborto; ultrajes a la moral; privación ilegal de la libertad; y contra la identidad de personas.

En cuanto a los casos extremos de violencia, los feminicidios, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública tiene registrados en los primeros 10 meses de este año 22 casos, en tanto que un recuento durante el sexenio de Juan Manuel Carreras López arroja que los 61 meses que lleva al frente del gobierno estatal se han registrado 111 feminicidios.

Hoy, tanto desde las instituciones gubernamentales como de las organizaciones civiles de mujeres, con distintas formas y estrategias, buscarán hacer lo más visible la necesidad de eliminar la violencia contra las mujeres.

Las estadísticas del CJM y los casos de feminicidios que no cesan justifican las manifestaciones de los grupos feministas, en tanto que del lado gubernamental obligan a que más allá de los actos coyunturales, y casi de protocolo, se establezcan compromisos serios y acciones concretas, más allá de respetar las manifestaciones, para efectivamente avanzar en la eliminación de la violencia contra las mujeres.