Astrolabio

 Eduardo Delgado

La ex legisladora federal y actual Secretaria de Gestión del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Sara Rocha Medina, consideró que la renuncia del diputado Héctor Mauricio Ramírez Konishi al tricolor “es un llamado para que el dirigente estatal se ponga a trabajar un poquito más”.

Al opinar acerca de la dimisión de Mauricio Ramírez al PRI, anticipó que quizá habrá “muchas” bajas más. No obstante, descartó que esta y otras renuncias signifiquen el preludio del acabose del tricolor en la entidad.

“Lo que tiene que hacer nuestro dirigente (Elías Jesrael Pesina Rodríguez ) es dedicarse a chambear junto con su equipo, el comité estatal y con los priistas que nos permitan que ayudemos”, precisó.

Asimismo, señaló que la renuncia de cualquier militante es lamentable, pero siempre ha sido así.

“No les tocó y se van. Hoy les tocó y se van, porqué sienten que se les acabó la partida en el PRI”, añadió.

A modo de reproche expuso que el PRI le ha dado todo al legislador local y su familia, y “cuando digo todo, es todo”, enfatizó.

Mauricio Ramírez es hijo de Emilio de Jesús Ramírez Guerrero, quien fue dos veces diputado local por el PRI y está por cumplir 16 años al frente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en San Luis Potosí.

Lo “mínimo” que merecía el PRI, opinó Sara Rocha, era que Mauricio Ramírez ofreciera  una rueda de prensa antes de renunciar, para agradecerle al tricolor y explicar las razones de su dimisión, “pero cada quien tiene sus formas y estilos”.

Deseó que “le vaya bien” y “ojalá en otro partido tenga la misma calidad”.

A pregunta de las implicaciones de la deserción de Ramírez Konishi luego del pasado proceso electoral, insistió en que igual pasará con muchos a los que no les interesa seguir en el PRI.

“No es un tema de reflejo, es de aventar el vaso porque hoy ya no me sirve”, juzgó.

Los reacomodos en los partidos políticos, sostuvo, “siempre han sucedido”.

A+