Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Sin haber alcanzado el quórum necesario, sin representación de la Procuraduría Agraria (PA) y con una suspensión de amparo de por medio, este domingo se realizó la asamblea imposible que, como maniobra a todas luces desesperada, se realizó para dotar de dominio pleno a los ejidatarios-empresarios que pretenden edificar un desarrollo industrial en el Ejido La Pila.

Con una estrategia legal que parte del reconocimiento de la imposibilidad de la asamblea, los ejidatarios que apoyan la venta de sus tierras y los empresarios compradores buscarán ahora convertir la reunión en algo tan posible que sobre su acta, por la vía judicial, litigarán para que quede registrada oficialmente y se subsanen las deficiencias para dotar de validez los acuerdos.

Entre los acuerdos que más les urge dotar de validez se encuentra el que se tomó como punto 5 del orden del día, que fue planteado en términos tan amplios que prácticamente se acordó privatizar todo el Ejido.

“Someter a consideración de la asamblea la aprobación de la adopción del dominio pleno de las tierras ejidales formalmente parceladas y asignadas a todos y cada uno de los sujetos agrarios con derechos legalmente reconocidos”, leyó el conductor de la asamblea para enseguida agregar ya sin leer, “es decir, yo les pregunto asamblea general, también su aprobación señores para que sea este trámite de dominio pleno quede asentado para el total de la extensión de lo que se llama el ejido, de esas zonas aparceladas, de zonas que están libres todavía de uso común y que mañana se vaya a asignar a cada uno de ustedes, de las personas que falten y las nuevas asignaciones que falten, la nueva proporción, se va a hacer una cuantificación…”.

Aunque se escucha en la grabación una aclaración muy imprecisa, la propuesta se sometió a votación y fue aprobada por el voto a favor por parte de los 257 participantes en la asamblea.

Como parte del punto 7 del orden del día, los ejidatarios votaron a favor de autorizar al comisariado ejidal para registrar el acta de la asamblea ante el Registro Agrario Nacional (RAN), un proceso que abrirá el litigio: al RAN lo demandarán para que registre el acta, a la PA por no haber asistido a la reunión… y que sea un tribunal el que resuelva.

A los participantes en la asamblea, ejidatarios y empresarios, se les vendió la idea de que si bien la asamblea no tendría validez en las circunstancias actuales, por la vía judicial podrá lograrse dotarla de validez si se logra registrar formalmente su acta.

Para los inconformes y sus asesores legales, las condiciones en las que se dio la asamblea la llevarán de ser una asamblea imposible que se realizó de manera forzada a haber generado una acta cuyo registro y validez también serán imposibles. “Le apuestan a que haya cambio de gobierno federal y lleguen autoridades que se presten a sus enjuagues”, dijo uno de los abogados.

Los dos elementos para considerar imposible el registro del acta son, primero, el hecho de no haber contado con el quórum porque el padrón de ejidatarios es de 527, por lo que se requería un mínimo de 264 participantes. Sólo asistieron 257. El segundo es la no participación de un representante de la Procuraduría Agraria y las irregularidades de las que se derivó su ausencia.

Además de los litigios agrarios que se abrirán, un grupo de ejidatarios militantes y simpatizantes de Morena abrirán otro frente en la confrontación: anunciaron que presentarán un escrito a la dirigencia de ese partido porque cuentan con datos que señalan que el diputado Antonio Lorca Valle, quien también es ejidatario, trató de presionar para que asistiera la Procuraduría Agraria.

De acuerdo con la versión de los ejidatarios, Lorca Valle habría pedido a Dolores Padierna y René Bejarano presionar en las oficinas centrales de la Procuraduría Agraria para que enviara representantes a la asamblea, pero ninguno de los dos lo tomó en cuenta.

Lorca Valle aseguró no estar al tanto de lo que ocurrió en la asamblea por encontrarse en Aguascalientes con motivo de la elección de gobernador en ese estado. “Desconozco si Dolores o el profesor René conocen o tienen algo que ver con alguien de la PA, pero no he platicado con ellos de esto”, dijo.

Se pronunció por que los inconformes procedan por las vías legales y eviten caer en chismas, además de que se dijo dispuesto a reunirse con ellos, “darnos la cara para evitar especulaciones, posiblemente hasta estemos del mismo lado y no lo sepamos”.

“A juntarnos todos y entendernos, todo lo que dicen hoy es mentira, pero habría que entender de qué grupo de Morena son y quién les pasa la desinformación”, agregó, “porque que salgan ocho ejidatarios humildes a decir que yo soy malo pues vende una imagen, pero si le ponemos nombre y cara a quien se aprovecha de esos ejidatarios, cambia la perspectiva”.

Aunque se realizó la asamblea ejidal para presuntamente regularizar la venta de las tierras, el resultado colocó a los ejidatarios y empresarios que la promovieron en un punto aún más lejano a lograr su objetivo que si hubieran intentado la vía de subsanar las irregularidades que le señaló la Procuraduría Agraria, lo que tampoco les garantizaba la solución y al parecer fue lo que vieron.

Una lucha en la que se anota puntos la defensa del territorio y, con ella, se abre una nueva etapa en la que no sólo no deberán descuidar los juicios agrarios que vienen, sino que se tienen que promover las medidas para que se haga efectiva la protección ecológica decretada desde 2012 y se tomen medidas para que no se comprometa el abasto de agua a la ciudad con instalaciones irregulares.

A+