Hillary

Cedar Rapids, Iowa, Estados Unidos (14 de abril).- “Hola a todos” saludó Hillary Clinton la tarde de este martes al entrar en Jones Street Java House, un café en la población de LeClaire, a orillas del río Misssissippi. De esta manera inició su campaña de cara a las presidenciales de 2016.

Esta parada marcó el retorno a la política presidencial de Clinton. Es congruente con su estrategia de realizar pequeños eventos “minoristas” que le permitan hablar individualmente con los votantes. Su primer acto grande está previsto para dentro de varias semanas, y en las próximas horas planea visitar un colegio técnico y asistir a una mesa redonda con estudiantes y profesores en Monticello, Iowa. En el café, pidió que le recomendaran qué pedir y se decidió por un té chai y un latte, además de agua de limón. La cuenta fue de 6.96 dólares.

Charló con el alcalde de LeClaire, Bob Scannell, quien declaró: “Siempre voto por la persona que creo que será la mejor para el país, y votaré por ella”.

En un correo electrónico a sus partidarios para solicitar donaciones, Clinton prometió no dar nada por sentado y “trabajar con calma y vida para ganarme cada voto”.

Clinton utiliza el mismo método discreto para la recaudación de fondos, descartando tanto los actos plagados de celebridades que caracterizaron la presidencia de su esposo, como los eventos privados para donantes poderosos realizados por su rival republicano en potencia, el ex gobernador de Florida, Jeb Bush. Sus primeros pedidos serán a los pequeños donantes a través del internet, en lugar de realizar grandes galas en Nueva York, Los Ángeles y Silicon Valley.

Sus asesores han fijado la meta modesta de 100 millones de dólares en las primarias y al principio no aceptarán donaciones para la elección general.

 

Fuente: El Universal.