Eduardo Delgado

El vocero de la Iglesia católica en San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, advirtió que el hombre que profanó la Basílica Santuario de Guadalupe no debe ser considerado “inimputable” por las autoridades, porque además a un minusválido le arrancó un pedazo de cachete de una mordida. “Absolverlo sería como darle permiso a otro para que haga lo mismo”, juzgó.

Expuso que la Fiscalía debe determinar si el sujeto estaba drogado o si alguien le pagó para hacer lo que hizo este viernes, de lo que parte se conoció a través del video que circuló en redes sociales. Estimó que el incidente fue como a las cuatro de la tarde, “a la hora de misa”.

Iglesia y fieles, aseveró, “no vamos a permitir aquí”, que en San Luis suceda lo acontecido en países sudamericanos, donde se han destruido templos. La iglesia “acompañará” a las personas que resultaron con “lesiones fuertes” para que presenten su demanda y “esperamos que el sujeto no sea absuelto de manera inmediata” por las autoridades. 

Contó que el sujeto entró con boxer, el cual se quitaba y se ponía. “Hacia desfiguros, la gente lo replegó y lo sacaron, pero el cuate tenía mucha fuerza… seguramente drogado…, y agredió a varias personas”.

“Intentó atravesar un pasillo para meterse a la sacristía, pero al ver que (un grupo de personas) lo estaban esperando subió al altar, de donde devotos y responsables del cuidado de la Basílica lo trataron de bajar. Cuando el sujeto los atacó el encargado llamó a la policía municipal y lo sometieron”, narró.

Tras referir que los lesionados interpondrán demanda contra su agresor, advirtió: “Nada más esperamos que la autoridad haga lo propio y no se apresure a llamarlo inimputable”. 

Comentó que se han comunicado con él fieles que le han manifestado “que aquí no vamos a permitir” que se repita lo sucedido en Chile y Argentina, donde se han destruido templos, “ni que cualquier loco entre a hacer desfiguros”.

“Independientemente de sus ideologías no vamos a permitir que esto vuelva a suceder”, reiteró el vocero de la Iglesia Católica.

  • ¿La Iglesia presentará cargos?
  • No hubo prácticamente destrozos del templo.
  • ¿Lanzó al piso el sagrario, es una profanación… lo van a exorcizar?
  • Es una profanación. 
  • ¿No será exorcizado?
  • Seguramente habrá algunos actos de desagravio. 
  • ¿No legales?
  • Nosotros vamos a acompañar a quienes sufrieron lesiones, que estaban en templos nuestros y ayudarlos a que interpongan su demanda. 
  • ¿En resumen, no van a permitir que la autoridad lo califique como inimputable?
  • No es que no vayamos a permitirlo… la ley dirá qué procede, pero quisiéramos que se inhiban este tipo de actos mediante la aplicación de la justicia, porque absolverlo inmediatamente sería como darle permiso a otro para que haga lo mismo y vamos creando una cultura de la impunidad. 

Abundó: “Vemos con preocupación esto porque ya sobrepasaron un límite y hay que pensar en los fieles, porque hay quien lo ve y dice es que es la Iglesia. No, no. Son las personas…”.

Finalmente, dijo que en San Luis Potosí no hay antecedentes de este tipo de actos y admitió que fue tardío el llamado a la policía, “que llegó muy rápido”, pero consideró que fue porque devotos y responsables creyeron poder contener al profanador.