Por Victoriano Martínez

La publicación en el periódico Reforma del punto sexto de la resolución de la Unidad de Fiscalización del INE sobre la omisión en el reporte de gastos de precampaña por parte de Mónica Rangel, en el que propone la cancelación de su registro como candidata de Morena a la gubernatura además de confirmar rumores desató especulaciones.

Con el antecedente de la cancelación de las candidaturas de Félix Salgado Macedonio en Guerrero y Raúl Morón en Michoacán, no son pocos los que dan por hecho que Mónica Rangel correrá la misma suerte.

El primero en reaccionar, vía Twitter, fue Mario Delgado, líder de Morena, quien emitió un mensaje cual si anticipara otro revés en las postulaciones morenistas:

Mañana el INE podría dar otro golpe a nuestro movimiento quitando la candidatura de @MonicaRangelSLP.

Hacemos un llamado a la imparcialidad; es increíble que a 2 meses del inicio de campaña y a 4 semanas de la elección pretendan retirar candidaturas.  #DefendamosLaEsperanza

Con casi dos horas de diferencia, Mónica Rangel fijó su posición a través de tres tuits:

Me separé del cargo como secretaria de salud de San Luis Potosí en fecha muuuy posterior al periodo de la precampaña; todos mis actos están apegados a derecho y conforme a la ley.

Reitero mi compromiso con el respeto irrestricto a la ley, del mismo modo en que me he conducido a lo largo de toda mi vida. No le voy a fallar a la gente que ha expresado su respaldo al proyecto de @lopezobrador_   y Mónica Rangel y @PartidoMorenaMx. #SLP cuentas con nosotros.

Respecto a la información no oficial “filtrada” esta noche, reitero que mi candidatura está firme porque está sustentada en acciones legales que en todo momento estuvieron apegadas a la normatividad electoral. No he incumplido con la ley. Así está demostrado y quedará claro.

En el apartado de la Unidad de Fiscalización en el portal Web del INE es posible consultar qué precandidatos reportaron gastos de precampaña y cuánto gastaron. Destaca en la plataforma que el periodo fiscalizado para precampañas fue del 10 de noviembre de 2020 al 8 de enero de 2021. Mónica Rangel renunció a la Secretaría de Salud el 2 de febrero.

Una consulta sobre los gastos reportados en sus precampañas por los hoy nueve candidatos a la gubernatura arroja que sólo cuatro los reportaron (Ricardo Gallardo, Octavio Pedroza, Arturo Segoviano y Juan Carlos Machinena), en tanto que cinco no lo hicieron (Mónica Rangel, Francisco Rico, Marvely Costanzo, Adrián Esper y José Luis Romero).

Mónica Rangel difícilmente pudo presentar reportes al cierre del periodo porque para esas fechas –aunque ya pudo estar trabajando en su postulación– permanecía como secretaria de Salud. La situación de los otros cuatro candidatos omisos pudo contar con situaciones similares.

Además de los cuatro candidatos que sí reportaron gastos de precampaña, aparecen tres precandidatos más que también lo hicieron, todos como parte de la contienda interna del PAN: Xavier Nava Palacios, Marco Gama Basarte y Sonia Mendoza Díaz.

El hecho es que de cinco candidatos que aparecen sin reporte de gastos de precampaña, sólo se tiene noticia de que la Unidad de Fiscalización del INE ha iniciado el procedimiento para sancionar a Mónica Rangel.

Podría ser el caso que los otros cuatro candidatos que no presentaron gastos de precampaña hayan sido precandidatos únicos, pero eso no significa que necesariamente no habrían hecho gastos como en los casos de Fuerza por México y el PVEM, cuyo precandidato gastó mucho más que todos los otros precandidatos de todos los partidos juntos que reportaron sus gastos.

Los cuatro precandidatos panistas gastaron en los 60 días de precampaña un millón 234 mil 345.62 pesos; el candidato independiente gastó para conseguir las firmas de apoyo 396 mil 402.49 pesos; el candidato de Fuerza por México, sin contrincante, gastó 46 mil pesos, y el candidato del PVEM, también sin contrincante, gastó 2 millones 127 mil 281.15 pesos.

Independientemente del panorama poco comprensible de los criterios de fiscalización del INE, el hecho es que este jueves será decisivo para la candidatura de Mónica Rangel y las especulaciones sobre quien podría suplirla no se hicieron esperar.

De entrada se piensa en un enroque de género: si en Guerrero la candidatura pasó de hombre a mujer, en San Luis Potosí puede ocurrir a la inversa sin incumplir el compromiso de la proporcionalidad en la equidad. Esa posibilidad se planteó desde el momento en que, tras la solicitud de licencia de Primo Dothé como senador, se especuló que sustituiría a Mónica Rangel.

Descartado el senador con licencia, las opciones que se mencionan son Juan Ramiro Robledo y… ¡Xavier Nava Palacios! Tantas cosas tan inimaginables han pasado a lo largo de este proceso electoral, que hasta esa opción  queda dentro de lo posible.

Sobre Nava Palacios se podría decir que no tendría problema por no haber reportado gastos de precampaña porque sí lo hizo, pero… ¿contarían los gastos de precampaña en la contienda interna del PAN para terminar convertido en candidato de Morena?

Por cierto, en el reporte de gastos de precampaña Nava Palacios sólo aparece que informa de sus gastos en la contienda interna del PAN y no en la que resultó seleccionado dentro de Morena. ¿Podría haber por ahí otra ruta para quienes han intentado que no aparezca en la boleta?

Cosas de este galimatías electorero en el que la politiquería en todos los niveles transformó a la elección más grande de la historia.