Por Victoriano Martínez

El Ejecutivo estatal presentó este martes las iniciativas de leyes de Ingresos y del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2020, con la ya característica postura efectista de “no se afectará con incremento de impuestos”, se mejorará la capacidad recaudatoria, y el optimismo de aumentos en el gasto a favor de la población.

El presupuesto para 2020 sí se incrementa, pero no en un 6.5 por ciento como se presumió de manera oficial. Ese incremento es con relación al presupuesto aprobado para este año, que dista mucho del que se tiene previsto ejercer.

De acuerdo con el Informe Financiero correspondiente al tercer trimestre de este año, el gobierno de Juan Manuel Carreras López habrá ejercido para fin de año 50 mil 89 millones 681 mil pesos, dado que el presupuesto autorizado ha sido modificado al tercer trimestre con un incremento de 2 mil 237 millones 164 mil pesos.

En consecuencia, el presupuesto propuesto para 2020 será de 890 millones 19 mil pesos más a los finalmente contemplados para este año y no de 3 mil 127 millones 183 mil pesos más, porque eso es contra lo presupuestado a principios de año.

La diferencia no es menor, si se considera que hablar de un incremento del 6.5 por ciento cuando en realidad se plantea del 1.78 por ciento contra lo que se prevé ejercer finalmente este año, equivaldría a crear una expectativa en la población incrementar la capacidad de acción más de tres veces lo que efectivamente aumentará.

Una manipulación de cifras que, al referirse a la inversión, recurren nuevamente al presupuesto aprobado para dar la impresión de que la capacidad en ese rubro se incrementará en un 27.1 por ciento, cuando en realidad se trata de un aumento del 8.68 por ciento contra lo que se prevé ejercer este año tras la modificación presupuestales.

Anuncian medidas de eficiencia recaudatoria, y proyectan un crecimiento del 11.3 por ciento en los ingresos locales, pero nuevamente recurren a lo previsto en las estimaciones de la Ley de Ingresos, sin las modificaciones que se han dado durante el año.

Al iniciar el ejercicio fiscal 2019 se contemplaron ingresos locales por 4 mil 469 millones 545 mil pesos. Contra esa cifra, los 4 mil 975 millones 600 mil pesos que prevén para 2020 efectivamente representan un incremento del 11.3 por ciento, pero es algo que está muy lejos de representar la aplicación de medidas de eficiencia recaudatoria.

En el Informe Financiero del tercer trimestre, el gobierno estatal modificó la expectativa de ingresos propios y la aumentó a 5 mil 468 millones 184 mil pesos, es decir, como recaudador el gobierno logró aumentar su eficiencia en un 22.34 por ciento en este mismo año. Un dato que opta por no mencionar para aparentar que en 2020 serán mejores.

Al 30 de septiembre, el gobierno estatal ya había logrado recaudar 3 mil 881 millones 284 mil pesos que representan el 78.01 por ciento de lo esperado para todo el año. Un nivel de recaudación que vuelve realista la expectativa planteada para todo el año.

En consecuencia, los 4 mil 975 millones 600 mil pesos que anuncian como expectativa de recaudación para 2020 quedan por debajo de lo esperado este año y, por tanto, lejos de prever un incremento en la recaudación ésta se reduciría en un 9.01 por ciento. Algo que de ninguna manera podría considerarse como “medidas de eficiencia recaudatoria”.