Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

Críticos y detractores siempre habrá, por convicción o por interés, con patrocinio o sin él, permanentes o coyunturales, con argumentos o con prejuicios, pero siempre picudos. He aquí uno encontrado en la hemeroteca: El Aguijón del 13 de enero de 1961.

Puro Bluff el Regímen de Nava

Para todo el potosino que no está cegado por el partidarismo de la mafia navista, o sea el 99 por ciento de los que vivimos en esta capital y en todo el Estado, es evidente que la administración municipal del Dr. Salvador Nava, ha sido un “bluff” y desilusionó aún a los mercenarios que rápidamente lo rodearon.

Porque si se fijan imparcialmente, muy pocas o ninguna ha sido la obra que realizó. Primero porque todo lo que se refiere al alumbrado público, le costó más a los propios vecinos y fue negocio redondo para el mismo Nava y su acólito Miguel Armijo. Muchos miles se embolsaron y esta no es obra, es trinquete o como se llame.

Segundo: Tuvo tan buena suerte Nava, que logró que el Gobernador le regalara la administración de la empresa de aguas lo que le dio un ingreso aproximado de TRES MILLONES al año y entonces  no cabe que anden haciendo tanto alarde de buena organización, de financieros estrellas y de honradez en el manejo de los fondos. Además, les regaló también el Gobernador, UN MILLÓN para obras el año de 1960 que acaba de terminar, y por último, le aumentaron la participación del Estado y la Federación. Casi CUATRO MILLONES  que nunca antes tuvieron los anteriores municipios y si vamos a hacer cuentas, veremos que no sólo no hicieron obras mayores, pero pero ni siquiera las mínimas que hacían los Alcaldes que lo precedieron.

 Con esos cortes de caja arreglados por contadores “sin escrúpulos”, que se creyeron muy vivos y quisieron engañar al pueblo con mañosas ocultaciones y malversaciones en algunos renglones, sólo lograron que la mayoría del pueblo de esta capital abriera los ojos y se diera cuenta que si eso hacen con los escasos dineros del municipio, que “panaleada” no se darían con los del Estado, si como esos ilusos creen, se les hiciera “la chica” de llegar. Para todos fue muy sospechoso ese renglón de los intereses pagados a los Bancos, porque cuando en un mes o dos, anotaban diez mil pesos, de repente en otros aparecían $ 40,000.00