Antonio González Vázquez

El pasado 6 de marzo, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) dio a conocer el cese de tres docentes que incurrieron en acoso a sus alumnas “durante el último año”. Al no citar en esa ocasión los nombres y escuelas de procedencia de los catedráticos despedidos, Astrolabio Digital pidió a la Universidad información relativa, pero fue negada al apelar a la Ley de Protección de Datos Personales del Estado de San Luis Potosí.

Días después de que se anunció el cese de los maestros, este medio acudió a la Unidad de Comunicación Social de la UASLP para solicitar una entrevista con los funcionarios que pudieran proporcionar los datos siguientes: nombre de los docentes cesados, escuelas y facultades en donde laboraban, asignaturas a su cargo y números de expediente de investigación que se abrieron tras las denuncias correspondientes.

El titular de Comunicación Social, Ernesto Anguiano, dijo que consultaría con el Jurídico y la Defensoría sobre si era factible, aunque acotó que lo más probable era que no se pudiera dar esa información en razón de tratarse de datos personales.

Se le expuso que si los procedimientos de investigación ya están concluidos e incluso se llegó a la sanción, en aras de la transparencia lo prudente sería hacer del conocimiento de la comunidad universitaria, y de la sociedad, los datos de los acosadores.

Pidió unos días para tener una respuesta y ayer, al recordarle la petición, dijo que ya la tenía y que, en efecto, en razón de lo señalado por la Ley de Protección de Datos Personales no es posible entregar la información solicitada.

No obstante que la Ley sí permite la confidencialidad de los datos personales de los profesores despedidos por actos de acoso, no limita que los otros datos sí se hagan públicos.

Es decir que la UASLP en este caso está ocultando los datos como el folio de los expedientes, las escuelas y facultades de origen de las denuncias y las materias que impartían los docentes sancionados.