Astrolabio

Angélica Campillo

El titular de los Servicios de Salud del Gobierno del Estado, Miguel Ángel Lutzow Steiner, aclaró que debido al cambio de la ponderación de los indicadores del semáforo de riesgo epidemiológico por COVID-19, San Luis Potosí no cambió a color rojo.

El funcionario estatal comentó que hay un escenario diferente respecto a la pandemia por COVID-19. Por un lado, se encuentra la variante Delta y el efecto protector de las vacunas; y por el otro, el nuevo semáforo sanitario que el Gobierno Federal publicó a finales del mes de julio.

Apuntó que en este nuevo semáforo se actualizaron las ponderaciones, y tiene mayor relevancia la hospitalización que los casos nuevos, “hay un peso diferenciado para cada grupo de indicadores y esto nos hace tener un comportamiento diferente”.

De igual forma, explicó que a pesar del incremento nacional de casos nuevos de COVID-19, existen algunos elementos que hacen que la mayoría de las entidades federativas permanezcan en color naranja, incluido San Luis Potosí, “esto tiene que ver con la forma en que se evalúa por parte del semáforo de riesgo sanitario”.

No obstante, Lutzow Steiner señaló que, por recomendación del Comité Estatal para la Seguridad en Salud y para atender la situación epidemiológica, se determinó reforzar las medidas, las restricciones y los protocolos de seguridad sanitaria en San Luis Potosí, lo cual se dio a conocer desde el pasado sábado 21 de agosto.

El secretario de Salud dijo confiar plenamente en la utilidad que tienen estos protocolos, ya que con ello se logró combatir la epidemia en enero y febrero del 2021, que era mucho más grave en términos de defunciones.

“Ahora tenemos que canalizar este gran esfuerzo para romper cadenas de transmisión, urgentísimo en todo el estado, pero particularmente en la Zona Media y en la Huasteca”, reiteró.

En relación al regreso a clases presenciales el próximo lunes 30 de agosto, recordó que el Gobierno Federal determinó que las actividades escolares son esenciales, por lo que no dependen del color del semáforo.

Asimismo, destacó que ya fue publicada la guía para el regreso responsable y ordenado a las escuelas para este ciclo escolar, el cual contiene una serie de disposiciones que se tienen que cumplir por toda la comunidad educativa.

Sin embargo, recordó que el retorno a clases presenciales es voluntario, ya que cada familia tiene que decidir si manda o no a sus hijos a las aulas.

“Como autoridad y como personal de salud estamos convencidos plenamente de la importancia que tiene la socialización que se da a través de la educación, esto contribuye mucho al desarrollo de la personalidad y a adquirir habilidades sociales; sin embargo, el entorno epidemiológico es particular para cada entidad federativa, y al final padres y madres tienen la posibilidad de decidir”, finalizó.

A+