Leticia Vaca 

La diputada Alejandra Valdés Martínez presentó una iniciativa con la que busca que “quienes dirijan, organicen, inciten, compelan o patrocinen económicamente a otros para cometer el delito de motín”, sean castigados hasta con 12 años de prisión. 

Valdés Martínez justificó que, derivado de los presentes y pasados actos vandálicos que ocasionaron individuos “que valiéndose de la libre manifestación, del tumulto, de las marchas, de las protestas, causan destrucción y daños a los edificios y a los bienes e incluso a los símbolos que representan las instituciones públicas, los poderes o el propio Estado, causando con esto terror en la sociedad e incluso un desafío al propio Estado de gobernabilidad, lo que representa la necesidad de incluir esta conducta como un agravante de la hipótesis normativa denominada motín en nuestra ley penal, es imperativo que dicha conducta”. 

La legisladora propone se adicione el último párrafo del artículo 271 el cual actualmente indica que por el delito de motín se impondrá  una pena de dos a seis años de prisión y sanción pecuniaria de 200 a 600 días del valor de la unidad de medida y actualización (UMAS). 

La propuesta de reforma de Alejandra Valdés es para que se imponga “el doble del mínimo y el máximo de las penas mencionadas”. 

Aunque no lo especifica en la iniciativa, la propuesta de Valdés Martínez se da a pocos días de los destrozos causados en el Poder Legislativo, sede del Jardín Hidalgo durante la manifestación del pasado 5 de junio por la muerte Giovani López, quien falleció al ser agredido por policías en la ciudad de Guadalajara.