dormir-sonar_LNCIMA20130706_0090_5

Por redacción (20 de abril).- Estudios recientes han comprobado que dormir poco, mucho o mal, aumenta el riesgo de desarrollar demencia senil o incluso Alzheimer. Los resultados obtenidos en más de 16.000 pacientes han señalado que tanto las personas que dormían en exceso (9 horas o más), como los que tenían pocas horas de sueño (5 o menos) desarrollaban cada día un promedio de funciones cognitivas menor que quienes dormían siete horas al día.

La siesta también es un causante de riesgo de este tipo de enfermedades. Otros estudios realizados indican que el 18% de las personas que solían dormir siesta de modo regular, muestran unas calificaciones más bajas en pruebas de capacidad cognitiva.

Bueno ¿Y por qué pasa todo esto en el cuerpo? La culpa es de las placas amiloideas, estructuras que son tóxicas y dañinas para las células nerviosas, pero que son necesarias para múltiples actividades no asociadas al Alzheimer.

Un estudio publicado en Archives of Neurology muestra que cuando dormimos, existe una gran variación en las concentraciones de amiloidea, alcanzando su máximo nivel a las 21:00 horas y el mínimo a las 9 de la mañana. Sin embargo, cuando las horas de sueño se reducen hasta 6, esta variación tan alta no se produce.

Así que los expertos recomiendan dormir entre siete y ocho horas para mantener los niveles de estas estructuras estables durante la noche. Y si tienes dificultades para dormir, te dejamos con una infografía de consejos que te ayudarán a conciliar mejor tu sueño. ¡Pero no planches demasiado la oreja!

Dormir-Bien

Leave a Reply