Jaime Nava

El Juzgado Sexto de Distrito en el Estado amparó a Arturo Morales Silva contra la determinación del Congreso del Estado de no aprobar el dictamen en el que se propuso su ratificación en el cargo de magistrado numerario del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE) en la sesión ordinaria número 75, celebrada el pasado 1 de octubre del 2020.

Al no ser ratificado como magistrado, Morales Silva promovió un amparo por considerar que el Congreso del Estado no cumplió con el requisito de motivación, toda vez que durante la sesión de pleno en la que se votó por su no ratificación, no se expresaron las razones ni la valoración objetiva de su desempeño como magistrado, requisito necesario para decidir la aprobación o no de su reelección.

El juez de distrito consideró que el Congreso del Estado “no realizó la evaluación en forma personalizada e individualizada sobre el comportamiento que durante el ejercicio del cargo tuvo el ahora quejoso (Arturo Morales Silva) que determinó no ratificar, y no adujo al respecto los motivos sustantivos, objetivos y razonables en los que se basó para llegar a la determinación de la no ratificación de dichos funcionarios judiciales.”

Por lo anterior, se le concedió el amparo para efecto de que el Congreso del Estado deje insubsistente la sesión ordinaria número 75 únicamente en la parte relacionada con el análisis del dictamen que concluyó con la no ratificación de Morales Silva, y ordena al Poder Legislativo emitir una nueva determinación en la que sí se expliquen “sustantiva y expresamente” los motivos por los que se decida ratificarlo o no.

Asimismo, los efectos de la sentencia se extendieron al gobernador quien, señala la sentencia, omitió ratificar tácitamente a Morales Silva y no presentó al Congreso del Estado una terna para la elección del magistrado que no fue ratificado.

Finalmente, también se estimó que el Supremo Tribunal de Justicia del Estado y el Consejo de la Judicatura violaron sus derechos al suspenderle el pago de remuneraciones.