Astrolabio

Antonio González Vázquez

En la víspera del arranque de campaña de los nueve candidatos a gobernador, Eduardo Martínez Benavente vaticinó que, por la pandemia y el bajo perfil de los aspirantes, se puede esperar un índice de abstencionismo de hasta 50 por ciento en la jornada electoral del 6 de junio.

La gente en estos momentos está ocupada en otras cosas, la salud, la economía, la inseguridad y poca atención le brinda al proceso electoral, indicó que el Notario Público y ex diputado local.

A la gente le tienen sin cuidado las elecciones y los candidatos que cargan con un gran descrédito; las necesidades y preocupaciones de la gente son otras, principalmente los problemas derivados de la pandemia, señaló a unas horas de que los candidatos inicien campañas.

En el arranque de campaña, estimó que Morena y Mónica Liliana Rangel Martínez salen en la delantera, gracias al enorme respaldo social que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si todo sigue como está, los candidatos de Morena van a arrasar el día de las elecciones, pues además está a tomarse en cuenta el impacto de López Obrador, los programas sociales a favor de los sectores más vulnerables, así como el plan de vacunación en marcha, frente a lo cual el resto de partidos tendrán muy poco qué hacer.

Destacó que la ex secretaria de Salud y abanderada de Morena llevan la ventaja, también porque el abanderado de Si por San Luis, Octavio Pedroza es un candidato mediocre y soso que no ha sido capaz de despertar el entusiasmo de nadie.

Subrayó que lo más importante a tomar en consideración en el inicio de las campañas, es que bajo ninguna circunstancia se debe permitir que Ricardo Gallardo Cardona gane, aunque acotó, lo ve como una posibilidad remota.

Martínez Benavente precisó que se pueden anticipar campañas basadas en la guerra sucia, de constantes roces entre algunos de los candidatos. Las campañas estarán muy lejos de la civilidad, mientras que las propuestas de gobierno estarán cargadas de promesas que no se pueden cumplir.

Confió en que las campañas no deriven en actos de violencia pues seguramente habrá algunos provocadores, en cuyo caso, el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana deberá estar muy alerta.

Seguramente también habrá una guerra de encuestas que estarán al gusto de quien las paga.

Dijo que en las campañas se van a caracterizar por la presentación de propuestas irrealizables, ofrecen de todo como si estuviéramos en jauja.

Del mismo modo, las campañas a través de las redes sociales y medios de comunicación nos van a llevar al hastío porque se ofrece más de lo mismo; a ver quién les cree.

Al referirse a la candidatura de Octavio Pedroza, el analista estimó que no trae la fuerza suficiente para ganarle a Morena: lo veo como un candidato que puede ser muy atractivo pero para la gente de la derecha, es una persona que no va a suscitar conflictos, aunque las bases priístas lo van a rechazar, no cabe con ellos.

Es una buena persona, no agravia, pero es incapaz de calentar el ambiente; ni de calentarlo ni de enfriarlo, es una candidato con una enorme mediocridad, soso, concluyó.