Por Victoriano Martínez

Bastó la presentación de dos solicitudes de registro de candidatos a la gubernatura para tener una muestra de lo que serán las campañas a partir del 5 de marzo y del papel que jugará el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (CEEPAC): candidatos irresponsables que ponen en riesgo la salud de la población y una autoridad que se hará de la vista gorda.

En los poco más de cuatro minutos que duraron los dos actos protocolarios de entrega de la solicitud de registro como candidatos por parte de Juan Carlos Machinena Morales y de Ricardo Gallardo Cardona se presentaron ligeras diferencias que no deben pasar inadvertidas.

En el registro de Machinena Morales sólo participó en la mesa de recepción de los documentos la consejera presidenta Laura Elena Fonseca Leal. En el mismo acto, el registro de Gallardo Cardona, se sumó el consejero Juan Manuel Ramírez García, con lo que en este caso dos consejeros acompañaron al candidato.

Al término de la presentación de la solicitud de registro de Machinena Morales, los aplausos se dieron hasta después de que posara con la constancia que se le entregó y sólo por parte de los asistentes. En el caso de Gallardo Cardona, se le comenzó a aplaudir en cuanto le entregaron la constancia… y Fonseca Leal se sumó a los aplausos.

Fonseca Leal se percató de pronto que Ramírez García no aplaudía y dejó de hacerlo, como si reaccionara ante su inconsciente, que le jugó una mala pasada.

Podrían parecer gestos insignificantes, de no ser porque denotan un trato condescendiente a los candidatos, pero –sobre todo– porque se potencian ante la demostración de excesiva tolerancia por parte de la autoridad a una violación a la Ley Electoral que se da frente a sus oficinas, con la agravante de poner en riesgo a la población al ignorar las medidas sanitarias por la pandemia.

La movilización, el caos vial y el mítin claramente proselitista realizado por Gallardo Juárez frente a la sede del CEEPAC no surgió de manera espontánea en cuanto el candidato salió de las oficinas tras presentar su solicitud de registro.

Toda la logística del acto que se preveía masivo –o por lo menos con una concentración de personas que atenta contra la salud pública al no respetar las medidas sanitarias– llevó horas, como para que la autoridad electoral no se percatara de una flagrante violación a la Ley Electoral y a las medidas sanitarias.

Ni se supo de reporte por parte de la autoridad electoral a la Comisión Estatal para le Prevención de Riesgos Sanitarios para que tomara las medidas preventivas del caso, ni hay noticia de que se haya levantado alguna acta por la realización de un acto anticipado de campaña, claramente descrito en la fracción II del artículo 6º de la Ley Electoral:

Actos Anticipados de Campaña: los actos de expresión que se realicen bajo cualquier modalidad y en cualquier momento fuera de la etapa de campañas, que contengan llamados expresos al voto en contra o a favor de una candidatura o un partido, o expresiones solicitando cualquier tipo de apoyo para contender en el proceso electoral por alguna candidatura o para un partido.

Fonseca Leal señaló en su breve discurso durante la solicitud de registro del candidato que la etapa de campañas será del 5 de marzo al 2 de junio. Gallardo Cardona se anticipó 16 días para hacer un acto de campaña frente a las propias oficinas del CEEPAC y apenas unos minutos después de que la presidenta del organismo electoral le señaló el periodo legal permitido… y sin consecuencias.

El organismo electoral muestra tal carencia de autoridad que, si en su propia cara los candidatos pueden violar la Ley Electoral, la irresponsabilidad y hasta la actitud criminal que han mostrado ante la pandemia, presagian unas campañas sin límites de gastos, de dádivas indiscriminadas para manipular el voto y actos masivos que convierten a los candidatos en el mayor riesgo sanitario.

Hoy presenta su solicitud de registro Adrián Esper Cárdenas como abanderado del PES; el viernes lo hará Mónica Rangel Martínez por Morena, y el domingo Octavio Pedroza Gaytán por la coalición PAN-PRI-PRD-PCP. Seguramente también movilizarán gente ante la excesiva tolerancia del CEEPAC y la ausencia total de las autoridades sanitarias.

Si de por sí en las campañas electorales los candidatos se caracterizan por el poco respeto a la ciudadanía al sólo tratarla como votos a conquistar con engaños y con dádivas, en las que iniciarán este 5 de marzo esa falta de respeto llegará a grados criminales al exponer a la población a situaciones de riesgo ante la pandemia.