Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Cuando la comunicación social de un gobierno privilegia la pretensión de lograr proyectar una buena imagen del gobernador en turno antes que proporcionar a la sociedad información sin ningún sesgo, más pronto que tarde la realidad los desmiente y suele exhibirlos.

El pasado martes 17 de diciembre, el Gobierno del Estado presumió en su cuenta de Twitter:

#BuenasNoticias San Luis Potosí ocupó el 4º lugar nacional con mejor crecimiento económico, al registrar un aumento del 4.23% del PIB con respecto a 2017. El gobernador Juan Manuel Carreras señaló que tenemos la mejor economía de la Región Centro Bajío Occidente.

Incluyó la gráfica del INEGI titulada “Comportamiento del Producto Interno Bruto por Entidad Federativa 2018”, en la que efectivamente aparece en el cuarto lugar con un crecimiento del 4.23 por ciento con relación al crecimiento que se tuvo en 2017.

Hasta ahí todo bien. Salvo porque el INEGI mide el crecimiento por entidad federativa de manera trimestral y, como el tiempo no se detiene, los resultados de los dos primeros trimestres de este año ya están disponibles y, además, ya forman parte del Semáforo Económico que publica la organización “México, ¿cómo vamos?”.

En su tuit, el gobierno estatal omitió los datos sobre el crecimiento económico en la entidad en los últimos tres trimestres por resultar inconvenientes: en el último trimestre de 2018 el crecimiento fue de cero por ciento, en el primer trimestre de este año de menos 0.8 por ciento y en el segundo trimestre de menos 0.1 por ciento.

Si el gobierno de Juan Manuel Carreras López ha dejado malas cuentas en materia de inseguridad, ahora también tendrá en su haber pasar por un periodo en el que los indicadores trimestrales de crecimiento económico cayeron más abajo del cero por ciento.

Por primera vez en los últimos diez años el crecimiento económico estatal es negativo, justo cuando –para mala suerte de quien presume ocupar los primeros lugares en crecimiento del país– el gobierno insiste en sus mensajes propagandísticos en busca de una buena imagen ante la población.

Se trata de un porcentaje de crecimiento que coloca al estado muy por debajo de la meta de lograr un crecimiento anual del 4.5 por ciento y que, en el Semáforo Económico de “México ¿cómo vamos?”, hace volver el rojo como indicador.

De acuerdo con las estadísticas del Semáforo Económico, en los últimos 158 trimestres (de 1980 a la fecha) sólo en 51 ocasiones el crecimiento trimestral en el Estado ha cumplido con la expectativa con semáforo en verde, es decir, sólo en el 32.27 por ciento del tiempo el crecimiento es el esperado o lo supera.

En los 16 trimestres que ese indicador se le ha aplicado al gobierno de Carreras López, sólo en cuatro ocasiones se ubica por encima de la expectativa con semáforo en verde, lo que quiere decir que el porcentaje de tiempo que ha logrado una ubicación favorable en el indicador está por abajo del promedio histórico, a ser de apenas el 25 por ciento.

Causa un buen efecto presumir un cuarto lugar en crecimiento económico, pero hacerlo sin proporcionar el panorama completo y contextualizado falta a la transparencia por privilegiar la apariencia, porque en lugar de informar trata de engañar.

A+