Martín Faz Mora

Mi mente casi delira
sobre el virus, la pandemia.
Y es igual la otra epidemia:
la epidemia de mentira
y estar ciego aunque se mira.
Mentir descaradamente
confundir así a la gente,
y utilizar la salud
inundando como alud
con la infamia sugerente.

Políticos, “analistas”,
hoy buitres y carroñeros
y del desastre agoreros
“influencers” muy arribistas
ahora son especialistas
médicos muy reputados
doctos y especializados
grandes epidemiólogos
eminentes y todólogos.
Mejor se vieran callados.