Leticia Vaca

Integrante de la comisión de selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción CPC-SEA, evidenció acoso y hostigamiento de parte de dos de sus compañeros, Arturo Saldierna y Jaime Cantú.

En un primer momento, Ileana Filio Rivera acusó a dos de sus compañeros de ejercer acoso laboral en su contra: “no estoy dispuesta a tolerar actos de violencia, discriminación o acoso, y que además el señor Cantú o el señor Arturo Saldierna me violenten intentando en todo momento descalificarme imponer sus decisiones”, sentenció.

Aseguró que desde que se incorporó a la comisión de selección propuso que se hicieran minutas de todas las reuniones, que las votaciones se hicieran de manera física y no por WhatsApp, y que cuando se fuera a recibir algún tipo de documentación estén todos los integrantes presentes, ya que todo se ha hecho conforme a las decisiones de Jaime Cantú 

Además, señaló que cuando citan a reunión se le notifica pocos minutos antes o se cambia de sede: “el lunes, el señor Cantú, cuando salimos de reunión, me dijo que no estaba de acuerdo en que me llevara los expedientes de los postulantes a integrar el CPC (…) hasta el día de ayer no paraban las amenazas y el acoso por el resguardo de los expedientes que tengo yo, los cuales estos personajes quieren tener a toda costa”, relató.

En ese contexto, exhortó a la Directiva del Congreso del Estado a que sensibilice a sus compañeros. 

No obstante, después de reunirse con los demás integrantes de la comisión de selección, se retractó y argumentó que “se acordó que vamos a hablarnos con el respeto que se merece, el señor Saldierna está en la mejor disposición y ofreció una disculpa; fue el primero que se acercó y las cosas tienen que hacerse conforme a los estatutos y se votó que yo me lleve los expedientes”. 

“Si el señor Arturo tuvo la humildad de ofrecer una disculpa, la acepto con la condición de que se capaciten en sensibilización de género y respeto a los derechos de las mujeres”, añadió. 

Al respecto, Arturo Saldierna aclaró que hubo “malos entendidos” en cuanto a la disposición de los expedientes, pero recalcó que “la intención es llevar las cosas, estamos en el ánimo de aportar, y si no tenemos buena relación entre nosotros, qué imagen vamos a dar a la ciudadanía (…) tenemos que dar esa imagen y esa idea, que realmente nos respetamos y estamos haciendo bien las cosas”.

Aparte, Jaime Cantú, quien también fue acusado, dijo que la intención era que los expedientes se quedaran el en Congreso del Estado para evitar, como en otras ocasiones, el extravío de documentos, situación que no le pareció a Iliana: “son cuestiones naturales de adaptación, de los que tenemos ya dos años en esto y las experiencias que hemos vivido y consideramos que los expedientes deben estar en un lugar seguro”, finalizó.