Antonio González Vázquez

Poco más de cuatro de cada diez potosinos tienen un ingreso laboral que no les permite adquirir la canasta alimentaria, pero con la crisis económica desatada con la emergencia sanitaria, ese porcentaje se podría disparar al menos en seis puntos porcentajes, advierte el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Al cierre del primer trimestre de este año, el 44.1 por ciento de la población con ingreso laboral en San Luis Potosí no recibe un salario suficiente como para adquirir la canasta básica alimentaria.

El ingreso laboral per cápita en la entidad fue de mil 691 pesos y 59 centavos, lo que representa un incremento del 9.8 por ciento con respecto al primer trimestre de 2019.

La población con un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria, disminuyó cuatro puntos porcentuales entre el primer trimestre de 2019 y el primero de 2020, al pasar de 48.1 a 44.1 por ciento.

Pese a ello, San Luis Potosí está muy por debajo del indicador nacional que al cierre del primer trimestre, se ubicó en 35.7 por ciento de la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria.

Hace unos días, Coneval ofreció un avance preliminar con vistas al segundo trimestre del año, en cuyo caso, dio a conocer que la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria, al mes de mayo alcanzó el 54.9 por ciento.

Lo anterior, por el impacto negativo que ha tenido en la economía la emergencia sanitaria por el coronavirus que en el segundo trimestre provocó una pérdida sostenida de fuentes de empleo, así como recortes en las jornadas de trabajo.

Por la crisis económica y de desempleo a raíz de la pandemia, el ingreso laboral para el segundo trimestre tendrá una caída real de 6.2 por ciento en el plano nacional, aunque en entidades federativas que están por encima de la media nacional, el incremento podría ser mayor.

Las notas desagregadas por entidad federativa se darán a conocer el mes entrante.