Por Victoriano Martínez

Mañana se cumplen dos meses de los destrozos en la sede del Poder Legislativo y, aunque la Fiscalía General del Estado (FGE) informó ayer de la aprehensión de siete presuntos responsables, lejos de generar confianza en el esclarecimiento de los hechos, acumula acciones erráticas, en tanto no ha emprendido ninguna actuación contra los cabecillas y los autores intelectuales.

De los siete que aprehendieron este lunes, dos ya se encuentran vinculados a proceso, Jessica N. y Ángel de Jesús N. Tan es así, que a ella la aprehendieron cuando se dirigía a los juzgados a firmar para cumplir con sus medidas cautelares.

Si no podían reaprehenderlos por la misma causa, entonces los “diversos hechos delictivos ocurridos el pasado 5 de junio de 2020, en donde se ocasionaron daños en primer cuadro la ciudad” que señala en el comunicado de la FGE tendrían que referirse a hechos distintos a los del Congreso del Estado, que podrían ser la destrucción de la patrulla o los daños a la sede de la propia FGE.

Lo poco claro del comunicado se presta a la suspicacia sobre la verdadera intención de afirmaciones como “tras los avances de una ardua investigación, el Agente del Ministerio Público especializado y la PDI trabajaron para obtener datos de prueba de su probable intervención en eso hechos, para posteriormente solicitar al Juez de Control las órdenes de aprehensión respectivas”.

No basta con que se asegure en el comunicado que se mantienen las investigaciones cuando existe tal cantidad de videos en redes sociales en los que es clara la forma en que operaron de manera orquestada los principales cabecillas, incluso con apoyo logístico –como la entrega oportuna de una bandera que sería quemada– que delata una acción planeada.

Entre esos videos destaca el de un personaje bautizado en redes como El Naranjillo, quien contó con un camarógrafo personal que lo siguió en toda su participación en las protestas y en el que se escuchan comentarios que muestran cómo se coordinaban e incluso que hubo acciones que ya se tenían previstas.

Por ejemplo, en el minuto 18:35 se ve cuando llegan frente al Congreso del Estado, y mientras graban imágenes de la fachada del edificio, comentan: “para el antes y el después”. El video se encuentra disponible en Google Drive en esta dirección electrónica: https://cutt.ly/2dW10CQ.

Los avances de la “ardua investigación” que la FGE mantiene en curso se informan como si se pretendiera –con siete detenidos, dos ya vinculados a proceso– aparentar que no habrá impunidad en el caso, cuando en realidad se actúa contra personas que su mayor falta pudo ser haber caído en la tentación de participar en los destrozos.

De entrada, Jessica N. y Ángel de Jesús N., para ser reaprendidos por los destrozos en el Congreso del Estado, tendría que haberse dado una redefinición en los motivos de las órdenes de aprehensión y, de ser así, podría haber orden de aprehensión en contra de Claudia Hernández, activista de la Sierra de San Miguelito.

El caso de Claudia resulta relevante porque su expediente ya fue puesto en manos del presidente Andrés Manuel López Obrador y la Secretaría de Gobernación le da seguimiento por el riesgo de que se pudiera tratar de una acción de las autoridades locales para inhibir la lucha de diversos grupos por la defensa de la Sierra de San Miguelito. Se trata de la seguridad de Claudia, y más.

Desde anoche mismos surgió la etiqueta #JUSTICIAPARAJESSICA mediante la que se denuncia su aprehensión arbitraria, pues no le informaron el motivo de la orden de aprehensión y hasta la media noche no se sabía de ella, ni de las condiciones bajo las que se encontraba.

También desde anoche, a través de Facebook inició una campaña de defensa de José Raúl N., activista de Praxis Combativa, quien durante las protestas tuvo como única participación haberse dedicado a tomar imágenes  los acontecimientos.

“Banda, el día de hoy a acaban de detener al Raúl, a Jessica que solo tomaba fotos durante la marcha y a otros 5. Cabe resaltar de que hay testigos que dan fe que los compañeros no incidieron en actos delictivos”, comienza el mensaje en defensa de Jessida N. y Raúl N. en Facebook.

De las siete aprehensiones presumidas por la FGE, de tres resulta dudosa su participación en los hechos y de los cuatro restantes lo más que se podría señalar es que quizá fueron actores materiales que se dejaron llevar y fueron manipulados por los cabecillas de la movilización que no están detenidos.

El Mono Blanco (Sebastián N., detenido y liberado el día de los hechos presuntamente por tener 17 años de edad), Emanuel despensas, el Naranjillo, Alejandro el Porro Fifí, el camarógrafo del Naranjillo

Son algunos de los cabecillas identificados plenamente en redes sociales, a partir de los videos disponibles, sobre los que la FGE no ha informado nada. Asegura que la investigación se mantiene, pero no señala la existencia de más órdenes de aprehensión, por lo que prevalece la duda sobre algún tipo de protección oficial no sólo a los cabecillas materiales, sino a los autores intelectuales.

BOLETÍN 03.08.20 FGE DETIENE A 7 PERSONAS POR DAÑOS AL CENTRO DE SLP