Astrolabio

Por Victoriano Martínez

La consulta sobre ordenamiento territorial, desarrollo urbano y centro de población (PMOTDU y PDUCP) que se encuentra en proceso por parte del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) ha visibilizado ambiciosos proyectos inmobiliarios de los cuales, cuando menos dos, se encuentran en Áreas de Atención Especial dentro de los documentos puestos a consideración pública.

El primero, el proyecto Cañadas –el que más reacciones ha provocado–, dentro de la Sierra de San Miguelito –la que “no se toca” según expresión presidencial–, y el otro, denominado “Plan San Luis”, presentado este jueves 30 de enero como “una ciudad nueva, contemporánea que se proyecta hacia el siglo XXI”, en 470 hectáreas de Industrial Minera México, al poniente de la ciudad.

El anuncio hecho por el director de ingeniería y construcción de Grupo México, Vidal Muhech Dip, de que iniciarán el proyecto en algún momento del segundo semestre de este año contrasta con la conclusión que sobre esa zona aparece en la “Síntesis del diagnóstico-pronóstico en Ámbitos y Zonas de Atención Estratégica”.

“De acuerdo con la UASLP (2019), la zona no es apta para la urbanización por la presencia metales pesados que emite la planta de zinc”, dice textualmente el documento en la página 49, con el encabezado “Contaminación ambiental: Planta de Zinc IMMSA”.

Entre las razones que da para esa conclusión señala cuatro puntos:

“Esta instalación dentro de la ciudad genera emisión de sustancias tóxicas y riesgos de explosión.

“La planta de zinc cuenta con permiso (Semarnat) para continuar operando hasta el año 2069.

“En los últimos años se construyeron fraccionamientos en el área de riesgo de explosión (Gas L.P.) y en la zona de amortiguamiento del mismo.

“El proyecto inmobiliario que promueve IMMSA, a pesar de las acciones de remediación que se han realizado, se ubica dentro del radio de riesgo de explosión”.

En la tesis doctoral “La empresa metalúrgica Industrial Minera México en San Luis Potosí. Problemas ambientales con soluciones incoherentes”, de Angélica Violeta Vargas Mergold, presentada en El Colegio de San Luis, se pone en duda la efectividad de las acciones de remediación por parte de la empresa.

“Se estima que las soluciones que se han planteado por parte de IMMSA ante los problemas generados en la ciudad de San Luis Potosí resultan incoherentes2 frente a la magnitud de los riesgos que genera, además de que notan una complicidad entre actores públicos y privados”, advierte Vargas Mergold.

La tesis, presentada en septiembre de 2016, cuando la presunta remediación se encontraba en proceso, señala que se pudo observar cierta dependencia y complicidad entre los distintos actores que involucrados en la gestión ambiental del caso.

“Sigue habiendo laxitud y tolerancia frente a unos impactos ambientales minimizados por los distintos actores que ahí convergen”, señala el estudio.

En marzo de 2010, Metro Trades of New York Inc. realizó una oferta a IMMSA para “tomar todas las escorias” y para ello mandó hacer un estudio sobre los componentes de los desechos de las plantas de Minera México en la ciudad.

Además de los altos contenidos de plomo, arsénico y cadmio –considerados de alto riesgo–, en la conclusión de los análisis presentados por Alfred H. Knights aparece una nota que señala que lo detectado no es adecuado para fines comerciales.

Cuando en la rueda de prensa de este jueves se planteó el problema de los terrenos contaminados, Muhech Dip se limitó a señalar imprecisiones en los documentos del IMPLAN como señalar fallas geológicas que no pasan por esa zona.

Francisco Martín Romero, investigador del Instituto de Geología de la UNAM, quien en su ficha curricular señala que está como responsable, por parte de la UNAM, del seguimiento y control de las acciones de remediación en IMMSA-SLP, aseguró que en las últimas verificaciones no se han detectado contaminantes en el aire y el polvo.

Ninguno de los dos hizo referencia a haber retirado del lugar los altos contenidos de plomo, arsénico y cadmio y una larga lista de componentes adicionales detectados por los análisis realizados por Alfred H. Knights.

Los promotores del proyecto hablan de una inversión inicial de 50 millones de dólares, de la generación de hasta 20 mil empleos y la construcción de 7 mil 500 viviendas.

La “Síntesis del diagnóstico-pronóstico en Ámbitos y Zonas de Atención Estratégica” para los PMOTDU y PDUCP cita a la UASLP para señalar que la zona no es apta para urbanización y sintetiza cuatro razones.

Una tesis doctoral de El Colegio de San Luis advierte sobre soluciones incoherentes en la remediación del sitio.

Presentan el proyecto pero nada dicen sobre el destino de los metales altamente contaminantes acumulados por más de cien años en esos terrenos. ¿Siguen ahí? ¿Los retiraron?

¿Quién estará dispuesto a habitar una vivienda que bien podría estar edificada sobre un terreno con altos contenidos de plomo, arsénico, cadmio y muchos otros metales desechados por una planta minera, altamente nocivos para la salud?

Página 49 de la “Síntesis del diagnóstico-pronóstico en Ámbitos y Zonas de Atención Estratégica”:

Consulte el análisis para Metro Trades of New York Inc. AQUÍ

Consulte la tesis doctoral Angélica Violeta Vargas Mergold, presentada en El Colegio de San Luis AQUÍ

A+