Carlos Rubio

En conferencia de prensa, Grupo México aseguró que el terreno que había sido afectado por la planta de cobre de la Minera México ha sido completamente remediado y es posible llevar a cabo el proyecto del nuevo desarrollo urbano para la ciudad de San Luis Potosí. 

Acerca de la contaminación que podría existir en la zona, se habló de un monitoreo de suelo y aire realizado recientemente por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí en Villa Magna, Morales y Pirules, concluyendo en que las zonas habitacionales están limpias. También se informó que la remediación del suelo ya ha sido avalada por expertos independientes a ellos y el predio ya puede ser integrado al desarrollo urbano de la ciudad. 

La remediación, según comentaron, se encuentra avalada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente. Teniendo un costo total de 60 millones de dólares. 

La primera fase de remediación del suelo consistió en el estudio de las zonas colindantes como Villa Magna, Capulines, Pirules, Morales e incluso se llegó hasta la Sierra de San Miguelito y el Saucito, en la que se concluyó que el suelo y polvo de Morales y Pirules representaban un problema ambiental y de salud, siendo alrededor de 120 hectáreas de riesgo. Por esta razón se propuso el plan de remediación y el foco de contaminación ha sido eliminado.

Informaron que las autoridades municipales determinaron que deben llevar a cabo un monitoreo constante del aire, el suelo y el agua superficial durante cinco años, de los cuales ya se llevan cuatro, concluyendo en que no hay afectaciones. 

Los miembros de Grupo México expusieron que, de igual forma, se le ha dado seguimiento a los árboles que se encuentran en el Parque Bicentenario, el cual tiene ocho hectáreas colindantes con la planta de zinc, los cuales han crecido y desarrollado su follaje sin problema. “De las 470 hectáreas, va a haber 137 hectáreas de áreas verdes o ecológicas, 30 por ciento del total del área”.

Explicaron que la empresa será la encargada de desarrollar la infraestructura básica urbana de la zona, como calles, avenidas, parques, distribución eléctrica, agua, drenajes, etc. Para lo que se tiene estimado un primer gasto de 50 millones de dólares y una inversión total aproximada a los mil 500 millones de dólares. 

Grupo México tendrá tres tareas importantes en el proyecto: liderar el plan maestro donde se incluye la obtención de las autorizaciones de uso de suelo y un plan a mediano plazo de entre 10 y 12 años; crear la infraestructura como desarrollador primario y, por último, fungir como inductor de inversiones. 

Calificaron este desarrollo como “una ciudad nueva, contemporánea que se proyecta hacia el siglo XXI”. Se hizo hincapié en que con el cambio de uso de suelo industrial a urbano, no se quieren construir fraccionamientos, sino un concepto integral de ciudad.

Para esta nueva zona urbana se proyecta plantar 20 mil arboles que arroparían las calles y avenidas de la zona. Se construirán siete mil 500 viviendas y se incluirán centros comerciales, universidades y museos. Se generarían, en primera instancia, dos mil empleos directos y conforme el proyecto avance se llegaría hasta 20 mil. Además, se planea tener plantas de tratamiento de agua para utilizar el agua residual en el riego de las áreas verdes. 

“Lo que estamos ofreciendo es algo que va a mejorar el ambiente (…) con todo esto que vamos a hacer el ambiente ahí va a mejorar. Yo creo que es un gran proyecto, los felicito porque van a tener un proyectasazo (sic)”.

Esta zona urbana colindaría al sur con el río Santiago, en el oriente con Morales, siendo la avenida Hernán Cortés, en el nororiente con las zonas habitacionales de Morales, en el norte con el periférico y el norponiente con el río la Virgen.