• Incluyen 127 hectáreas del Ejido Guadalupe Victoria como territorio de la capital
  • Frenaría nacionalización del Santuario del Desierto, convenido entre ejidatarios y Arzobispado

Por Victoriano Martínez

Los planes de desarrollo urbano que pretende aprobar el Ayuntamiento de San Luis Potosí invaden 127 hectáreas de territorio del municipio de Mexquitic de Carmona, en las que se encuentra el Santuario del Desierto que, de acuerdo al Tribunal Unitario Agrario, fueron reconocidas como parte del Ejido Guadalupe Victoria y su Anexo La Cruz.

Al invadir el territorio de otro municipio, no sólo se afecta a los ejidatarios a quienes la autoridad agraria reconoce la posesión, sino que se pone en riesgo un proceso de nacionalización del Santuario iniciada el 19 de agosto del año pasado con un convenio entre las autoridades ejidales de Guadalupe Victoria y el arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero.

Dentro de los programas municipales de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano (PMOTDU) y de Desarrollo Urbano de Centro de Población (PMDUCP) se incluyen determinaciones sobre 127 hectáreas que estuvieron en disputa entre los ejidos de Escalerillas y Guadalupe Victoria, cuyas colindancias quedaron definidas desde marzo de 2017.

Aunque los representantes del Ejido Guadalupe Victoria advirtieron por escrito al Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) desde Septiembre del año pasado, durante los trabajo de elaboración de los PMOTDU y PMDUCP, sobre el límite del territorio municipal, una revisión de la cartografía presentada muestra que las 127 hectáreas pasan a ser parte de San Luis Potosí.

Con la cartografía utilizada por el IMPLAN, se pretende que el Santuario del Desierto quede fuera de Mexquitic, como parte del municipio de San Luis Potosí y con factibilidad para que en torno al templo se desarrolle un complejo religioso, cultural, ecológico y recreativo por parte de empresarios del Grupo Meta, sin tomar en cuenta a los ejidatarios.

Los límites municipales

Los linderos entre San Luis Potosí y Mexquitic de Carmona están definidos por los límites entre el Ejido de Escalerillas y el Ejido de Guadalupe Victoria y su Anexo La Cruz.

Desde 1996, ambos ejidos se disputaron la pertenencia a sus respectivos territorios de 127 hectáreas, dentro de las cuales se encuentra el Santuario de la Virgen del Desierto.

Tras dos décadas de litigio, finalmente el Tribunal Unitario Agrario determinó la pertenencia de esas 127 hectáreas al Ejido de Guadalupe Victoria.

“Siendo las quince horas con treinta minutos del treinta de marzo del año dos mil diecisiete, se hace entrega real material, formal y jurídica de una superficie real analítica de 127-20-82.711 hectáreas al núcleo agrario denominado Guadalupe Victoria (antes San Marcos) y su Anexo La Cruz Municipio de Mexquitic de Carmona”, señala el Acta de Ejecución del Tribunal.

Los representantes del Ejido Guadalupe Victoria presentaron un amparo en contra del Ayuntamiento por modificar en los programas de desarrollo urbano los límites de su núcleo agrario y, aunque se les requirió que demostraran que esas 127 hectáreas pertenecen al municipio de la capital, se negaron.

Dentro de ese mismo amparo, los ejidatarios presentaron dos incidentes de violación a la suspensión de plano que les dio el juez: el primero por la pretendida reunión de cuatro comisiones del Cabildo el 29 de octubre en oficinas del IMPLAN, y el segundo el pasado viernes por la convocatoria a reunión de la Comisión Desarrollo, Equipamiento Urbano y Catastro citada para hoy.

Obstrucción a la nacionalización del Santuario

El 19 de agosto de 2019, el arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero firmó un convenio con las autoridades del Ejido Guadalupe Victoria, encabezadas por Gabino Quistiano Hernández, presidente del comisariado ejidal, para iniciar los trámites para la nacionalización del Santuario del Desierto.

“El objeto del presente documento es el de establecer las condiciones y los lineamientos mediante los cuales se regirá El Ejido y La Arquidiósesis, a través de La Parroquia, para lograr en conjunto la nacionalización del templo principal de la Parroquia Santuario del Desierto, A.R., denominado Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en el Desierto”, dice la primera cláusula.

La nacionalización del Santuario del Desierto resulta procedente por tratarse de uno de los inmuebles comprendidos por el artículo décimo séptimo transitorio de la Constitución, por haberse abierto al culto antes del 28 de enero de 1992, señala el documento.

De aprobar el Cabildo la actualización de los programas de desarrollo urbano, modificaría los límites del municipio de San Luis Potosí en perjuicio del municipio de Mexquitic de Carmona y del propio Santuario del Desierto, con lo que podría anular los trámites iniciados por el Arzobispado para la nacionalización del templo.

“La situación legal del Santuario quedaría en el limbo y, con esto, cualquier esfuerzo para restaurar, conservar y proteger el Santuario fracasaría”, comentó Gabino Quistiano Hernández, hoy ex comisariado ejidal, quien firmó el Convenio con el Arzobispo Cabrero Romero, entonces como representante ejidal.