Astrolabio

Xochiquetzal Rangel

“Las historias narradas son historias no contadas, poco a poco se van entrelazando esas historias de jóvenes chicas que son contadas por sus padres, sus madres (…) que permite humanizar y conocer quiénes eran las jóvenes”, así definió Urenda Queletzu Navarro el trabajo realizado por la periodista Lydiette Carrión, La fosa de agua, durante la presentación del mismo que se llevó a cabo la tarde de ayer en la Facultad de Derecho de la UASLP.

El libro que narra la historia y el contexto de vida de diez jóvenes, adolescentes, desaparecidas en el Estado de México, específicamente de la zona de Ecatepec y Tecámac, tardó cerca de seis años en poder concretarse y salir a la venta durante el 2018. 

En él, se hace construye, a partir de las narraciones de los familiares de las víctimas, un perfil que va más allá de la brutalidad con la que pudieron haber desaparecido o, en su caso, muerto.

La finalidad del libro no es contar la historia del “horror” que vivieron o cómo sucedió, sino que puedan ser presentadas como personas, para que el lector pueda adentrarse a conocer sus historias de vida para comprender quién es la persona, que poco se abarca dentro de las notas rojas del ejercicio periodístico, y que se ve reflejado en La fosa de agua con simbolismos como las portadas intermedias que muestran, a través de ilustraciones, los rostros de las jóvenes que fueron encontradas por sus familiares, ya sin vida.

“Me parece que no solamente es una obra significativa en el sentido de la propia narración, de cómo se va tejiendo, sino que esa narración  construye una representación distinta de quienes aparecen ahí narradas, y que las coloca en un terreno distinto a como las coloca cotidianamente la justicia o las instituciones, a como las coloca la opinión pública e incluso recupera lo que muchas ocasiones a las familias les interesa, que es sanear esa imagen que se tiene de las víctimas a raíz de cómo han sido denunciadas (…)”.

“El texto nos invita a reflexionar sobre el contexto más complejo de la violencia a la que, a veces, superficialmente nos acercamos. Lydiette Carrión pone el acento en la reflexión en torno a las nuevas formas de violencia contra las mujeres”, puntualizó Urenda Navarro. 

Por su parte, la autora comentó: “yo traté en este libro de hacer una investigación periodística como periodista de un espacio muy concreto  que yo veía que se salía de la norma del resto de la ciudad de México y del área Metropolitana, no que no desaparecieran mujeres en el resto de la ciudad, no que no asesinaran mujeres en el resto de la ciudad, pero aquí se concentraban en tres colonias muy específicas, en un horizonte temporal y geográfico muy claro, casos que eran, que tenían muchas similitudes entre sí, entre ellas las edades de las víctimas, que sí, eran mujeres, pero sobre todo eran niñas, sólo tres de diez eran mayores de edad, las demás eran entre 13 y 17 años”.

La presentación del libro y el taller “ Geografías de la Violencia o cómo cubrir feminicidios”, impartidos por la periodista Lydiette Carrión que se realizan del 28 al 29 de noviembre en la Facultad de Derecho de la UASLP, son realizados en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que se conmemora cada 25 de noviembre.

A+