Por Victoriano Martínez

Hace un año, el tema sobre las tarifas de agua potable en los 22 organismos operadores que hay en el Estado no existió: el asunto lo acaparó la intención de INTERAPAS de un incremento del 39.85 por ciento.

Cuando el diputado Mario Lárraga Delgado expresó orgulloso en Tribuna que todos los organismos de agua potable tendrían que repetir las tarifas de 2018 para este año, lo hizo por ganarse el aplauso ante el rechazo generalizado al desproporcionado aumento pretendido por INTERAPAS, pero le negó a los otros 21 organismos el derecho de análisis sobre sus propuestas.

Entonces los diputados se ganaron el aplauso, pero rezagaron la prestación del servicio de agua potable en todo el Estado.

En el caso de INTERAPAS, parecía que la repetición de tarifas lo obligaría a echar mano de medidas alternativas de saneamiento: mejorar su recaudación y activar la recuperación de cartera vencida.

Aunque mejoró su recaudación contra 2018, aún está muy por debajo del nivel que tenía en 2017; y de la cartera vencida, mientras logra recuperar 25 millones de pesos, los adeudos de los morosos se incrementan en casi 72 millones de pesos, sólo en los primeros nueve meses del año.

La experiencia ahí quedó, y ahora dejan ver un trabajo de análisis de las propuestas de los 22 organismos, con algunos huecos de información: sobre siete organismos (Cedral, Rioverde, San Ciro de Acosta, Tamazunchale, Tamuín, Tanquián de Escobedo, Villa de Arista y Villa de la Paz) no se ha informado nada.

A cuatro organismos ya les autorizaron aumentos, a otros cuatro no por solicitudes incompletas o presentadas fuera de tiempo. Se anuncian autorizaciones para otros tres organismos que se dictaminarán la siguiente semana, y otros tres a los que les rechazarán su petición.

Siete sin información, para siete el sí, y para otros siete el no.

Sólo queda uno para completar los 22 organismos: INTERAPAS.

Se le deja hasta el final, y en el camino queda una duda: los cinco organismos a los que se les rechazará su petición (dos ya dictaminados y tres por dictaminar) por incompleta, ¿podrán reclamar que aunque “no anden tras ellos”, se les diera la oportunidad de “una real casualidad”, para que se les enviaran dos oficios y pudieran completar la documentación que les faltó?