Xochiquetzal Rangel

Cerca de 50 introductores del rastro municipal ubicado en la avenida B. Anaya cerraron los carriles centrales y laterales de Salvador Nava, a la altura de la Unidad Administrativa Municipal, para exigir la destitución del director Jorge Miguel Martínez, debido a que no ha tenido comunicación con ellos, y que en el nuevo rastro de Peñasco se creen las adecuaciones necesarias para la matanza controlada de animales.

Durante la manifestación, que comenzó a las afueras de la Unidad Administrativa Municipal y luego se trasladó a Salvador Nava para el cierre de los cuatro carriles, los presentes gritaban consignas como “introductores, unidos, jamás serán vencidos” y “fuera Jorge, fuera Jorge”, en petición a la salida del director del rastro municipal y la solicitud de ser atendidos por el presidente municipal, Xavier Nava Palacios.

Armando Marín Martínez, introductor del rastro de B. Anaya desde 1989, indicó que el nuevo rastro que se ubica en el camino a Peñasco no cuenta con la calidad necesaria, debido a que desde el lunes, cuando comenzó la semana de prueba para ver el funcionamiento del mismo, detectaron que la capacidad para recibir animales es menor, no cuenta con la seguridad necesaria, y se encuentra más lejos que el de B. Anaya, por lo que no hay transporte adecuado o cámaras de refrigeración para trasladar de la carne.

“Las líneas de sacrificio no reúnen los requisitos para cargar ciertos animales, lo más elemental, que no regulan la calidad, todavía tuvieran el 70 por ciento de calidad que tiene el otro o en material, no hay problema”, comentó.

Cabe mencionar que en un comunicado enviado por la administración municipal se informó que para tener las condiciones que marca la Coepris en el rastro de B. Anaya se necesitarían más de 20 millones de pesos, mientras que “en el rastro de Peñasco no se requiere invertir ni un uno por ciento en comparación del actual rastro”.

Asimismo, aunque el ayuntamiento señaló que han sostenido diálogo con los trabajadores, quienes presuntamente aceptaron las condiciones, Marín Martínez consideró que ellos no son tomados en cuenta en esas decisiones, ya que sólo cambian de lugar, mientras que las afectaciones reales radican en la lejanía del nuevo rastro, aumentando los costos de operación.

“Han dicho tantas cosas la administración que no se si son hijos de Gepetto, pero son muy mentirosos”, indicó el introductor.

Agregó que 97 por ciento de los más de mil introductores están en desacuerdo con el nuevo rastro, y reiteró la solicitud de que se destituya de manera inmediata al director del rastro por la administración acéfala que hay.

Después de cerca de una hora y media fueron atendidos por trabajadores del Ayuntamiento como Jaime Galván, director de Concertación Política, quien despertó el descontento de los manifestantes, ya que expresó que no habría destitución de nadie, por lo que los introductores amenazaron volver a cerrar las calles.

Durante el cierre de Salvador Nava, el comandante Edgar Jiménez Arcadia solicitó que se manifestaran en otro lado, ya que afectaban la circulación de una de las avenidas principales de la ciudad: “hagan lo que ustedes quieran pero con los carriles no”, dijo, por lo que se mantiene un operativo con gran número de elementos policiales alrededor de las instalaciones de la Unidad Administrativa Municipal.