Carlos Rubio

Una mujer, identificada como Marcela, denunció que la madrugada del lunes 22 de marzo, su esposo, quien es originario de Estados Unidos, sufrió un intento de secuestro que tuvo como consecuencia un disparo de bala en el rostro que lo dejó gravemente herido en el hospital; dos de los implicados fueron detenidos, y uno de ellos fue liberado bajo el único delito de lesiones.

Según explicó Marcela, ella y su esposo se encontraban estacionando su vehículo afuera de su hogar, cuando arribó un automóvil del que descendieron cuatro hombres armados, los cuales los amagaron con las armas de fuego y posteriormente se llevaron a su esposo.

Ante la desesperación, ella tomó su vehículo y los persiguió hasta chocar contra los secuestradores: “Empezó a salir humo de los coches y se escucharon impactos de bala. Me agaché y sentí que alguien me jaló, era mi esposo que me decía: ‘vámonos’”. Su esposo recibió un balazo en la cara y después de estar grave por varios días, ya se encuentra estable.

Las autoridades detuvieron a dos personas, una de ellas lesionada, por lo que se encuentra en el hospital. A la otra persona se le realizó una audiencia en la cual únicamente se le imputó el delito de lesiones, por lo cual salió inmediatamente. “La audiencia fue de un día para otro, ni siquiera nos dieron tiempo para prepararnos, lo dejaron ir simplemente y solamente queda uno detenido”. 

Además, Marcela narró que se entrevistó con el director de la Policía Ministerial, José Guadalupe Castillo Celestino, quien únicamente se dedicó a cuestionarle cómo es que logró rescatar a su esposo de los secuestradores.

También tuvo la oportunidad de dialogar con el vicefiscal, Aarón Edmundo Castro Sánchez, quien le mencionó que el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés), se puso en contacto con la Fiscalía, ya que su esposo cuenta con la ciudadanía de Estados Unidos y de México.

La mujer relató que ha entregado videos de lo sucedido a las autoridades, pero ninguno ha sido integrado a la carpeta de investigación; por otro lado, se encuentra en proceso de que desde Estados Unidos se le brinde un abogado para apoyarla. 

Un mes antes lo detuvieron agentes ministeriales

Marcela agregó que, el 16 de febrero, su esposo fue detenido mientras circulaba en su automóvil por agentes de la Policía Ministerial, uno de ellos se identificó como “Vanegas”. Los ministeriales le quitaron sus identificaciones para fotografiarlas y posteriormente se enteró de que dichas imágenes comenzaron a circular a través de redes policiales.

“A partir de eso empezamos a tener señales raras (…) Tengo videos donde hay personas que van en un carro con placas, no sé si sean ministeriales, y revisan mi coche. Yo sé que si tienen una investigación van y tocan a la puerta de mi casa. Y luego la semana pasada ocurre esto”. 

“Quiero hacer responsable al director de la Ministerial (José Guadalupe Castillo Celestino), de lo que le ocurra a mi persona o a cualquier integrante de mi familia”.

¿El cartel de la Ministerial?

El pasado 17 de marzo, mediante un reportaje de Televisa, se expuso la existencia de “el cartel de la Ministerial”, el cual estaría conformado por elementos de la Policía de Soledad de Graciano Sánchez y la Policía Ministerial. En el material periodístico se retoma el caso del robo de la llantera del empresario Eduardo Olivares, del cual existe un video como evidencia que involucraría a la Policía de Soledad en el hecho. Cabe recalcar que este video fue desaparecido de la carpeta de investigación.

Además, se recuerda el caso de la fuga de un hombre de una comandancia de Soledad, quien presuntamente se dedica al robo de vehículos. En un video se puede observar al entonces director de Fuerzas Municipales de Soledad de Graciano Sánchez, Leobardo Aguilar Orihuela, dialogando con el detenido, quien minutos después escapa sin problema.

Finalmente, se menciona el caso de una policía ministerial identificada como Rosalinda N., quien denunció a algunos agentes, lo que habría tenido como consecuencia el asesinato de sus dos hijos en un ataque armado. 

El caso de Marcela y el intento de secuestro a su esposo no sería el primero en el cual las víctimas denuncian la colusión de las autoridades para facilitar la liberación de los implicados. De igual forma, se asimila a los anteriores por la presunta participación de agentes de la Policía Ministerial.