Por Victoriano Martínez

Hoy jueves 6 de febrero se habría contado con las últimas dos horas, de nueve a once de la mañana, para que los habitantes de esta ciudad pudieran dar su opinión sobre el Programa Municipal de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano (PMOTDU), que en gran medida definirá el crecimiento de la ciudad, tanto en lo que los beneficie como lo que los perjudique.

Sin embargo, en sesión extraordinaria del Cabildo se aprobó una ampliación del periodo de consulta al plazo máximo permitido por la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, por lo que a partir del lunes se contará con otros 29 días hábiles, ahora sí con horario completo y con la posibilidad de presentar planteamientos todos los días.

Una ampliación del plazo que sólo tendrá efectos si, al igual que la convocatoria, aparece publicada en el Periódico Oficial del Estado entre hoy y mañana.

Se trata de la respuesta de la autoridad a peticiones de interesados en participar en la consulta. Aunque se ha declarado que fueron solicitudes de organismos empresariales y ciudadanos, lo cierto es que en el dictamen de las comisiones responsables sólo se mencionan a las cámaras y no hay una sola referencia a la petición que presidentes de juntas de mejoras presentaron el 22 de enero.

La omisión resultaría irrelevante, de no ser porque la petición empresarial se dio ocho días después de aquella y resulta expresamente atendida, como si se le diera más importancia a este sector, pero también porque los planteamientos de los representantes de juntas de mejoras tienen un alcance mayor en cuanto a lograr una consulta más amplia.

Con el dictamen aprobado este miércoles, la autoridad municipal se ciñe nuevamente a las disposiciones legales, ahora con el plazo máximo permitido, con la obligada publicación en el Periódico Oficial y seguramente en uno de los diarios de mayor circulación. Pero hasta ahí.

Ceñirse a lo que establece la ley no es una buena señal para una consulta pública, ya que sin mayor difusión el ejercicio se vuelve un “te consulto, pero espero que no te pronuncies”.

Con la ampliación del plazo y de los días y horarios para recibir planteamientos, el Ayuntamiento da una señal de apertura, aunque limitada. Mañana habría vencido el plazo de esa consulta, y las vías de promoción y propaganda utilizadas por el Ayuntamiento no han convocado a la ciudadanía para participar.

Si ya se tuvo voluntad para ampliar el plazo, es de esperarse que ahora sí se aproveche el tiempo para darle la mayor difusión a la información que la población debe conocer para estar en condiciones de participar y hacer de la consulta un verdadero ejercicio de participación ciudadana.

De no aprovechar este nuevo plazo para una mayor difusión y llamado a la población, sería señal inequívoca de que sólo atienden a las cámaras del sector. La oportunidad está y podrían comenzar por considerar las propuestas de las juntas de mejoras, más las que su propia creatividad acumule.

(Se reproducen a continuación las cuatro propuestas de las juntas de mejoras como mera referencia del interés ciudadano en la consulta, más allá de la Ley y de las peticiones del sector empresarial citadas en el dictamen)

  • Realizar talleres de información y participación sobre el contenido de la consulta en cuando menos un lugar o domicilio donde se ubique cada junta de mejoras de esta ciudad.
  • La distribución de formatos definitivos de comunicación y la capacitación a los Presidentes de las Juntas de Mejoras de esta Ciudad.
  • La elaboración de folletos, tutoriales y guías de participación de las enunciadas consultas.
  • El establecimiento de módulos a ubicarse en lugares definidos por cada junta de mejoras con horarios accesibles que fomenten la participación ciudadana y donde puedan entregarse los formatos de comunicación que contengan sus propuestas.