Astrolabio

Por Victoriano Martínez

“La Fiscalía General del Estado es un ente autónomo, pero no es un ente independiente y lo que nosotros queremos es llevar buenas relaciones directamente con las autoridades que entrarán en breve tiempo”, dijo este lunes Federico Garza Herrera, Fiscal General del Estado, al presentar dos cambios en su equipo de trabajo.

Más que una justificación sobre los nombramientos de José Luis Ruiz Contreras como vicefiscal Jurídico en sustitución de Maricela Meza Enríquez, y de Miguel Amado Jiménez González como director de Métodos de Investigación (Policía de Investigación) en lugar de José Guadalupe Castillo Celestino, el comentario de Garza Herrera parece una confesión.

En la lógica de la expresión del Fiscal que, cuando fue nombrado, expresó “ya soy autónomo”, le faltó agregar “pero no independiente” para llevar “buenas relaciones” con las autoridades que lo nombraron: el gobernador Juan Manuel Carreras López que lo incluyó en la terna y los diputados de la Legislatura de la ecuación corrupta, que lo ratificaron con sus votos.

Una lógica por la que hoy se explica la larga lista de denuncias ciudadanas muy documentadas que sólo sirvieron para que se abrieran decenas de carpetas de investigación para llenar archiveros de la Visitaduría primero, y de la Fiscalía Anticorrupción después, para que no comenzara a operar con los cajones vacíos.

Seguramente tres o cuatro diputados que votaron por su nombramiento e involucrados en el escándalo de la ecuación corrupta desatado el 12 de junio de 2017 le sugirieron mantener la mayoría de los expedientes surgidos de las denuncias en torno al tema congelados y propiciar una sanción mínima al delator público de la ecuación.

Posiblemente de ellos mismos, u otros de sus compañeros diputados, salió la sugerencia para que los funcionarios de la Auditoría Superior del Estado involucrados en la fiesta fantasma, en la apropiación de 2.7 millones de pesos a través de una nómina secreta, y en el desvío de recursos por 34.4 millones de pesos que debieron entregar a la dirección de Pensiones salieran impunes.

¿Cómo podría actuar la Fiscalía autónoma, pero no independiente, contra los diputados que nombraron a su titular, quien privilegia las “buenas relaciones”? Seguramente los 27 integrantes de la Legislatura de la ecuación corrupta le sugirieron su especie de control de daños al mínimo.

En el caso de las denuncias del Frente Ciudadano Anticorrupción (FCA), la duda es si la sugerencia de batearlas a la Fiscalía General de la República le llegó a Garza Herrera de parte de Carreras López, quien lo incluyó en la terna de la que salió nombrado, o también fueron parte de los primeros guiños para congraciarse con quienes ya tenían iniciada una ante-precampaña por la gubernatura.

El hecho es que la denuncia por la compra fantasma de medicamentos a Sandra Sánchez Ruiz, con igual fantasmagórica presencia, fue entretenida un año en la Fiscalía estatal, en tanto que la relacionada con enriquecimiento ilegal tuvo previamente una sugerencia por escrito de parte de la defensa de la gallardía que fue muy bien atendida.

La defensa de los Gallardo solicitó que se desconociera la personalidad jurídica de los 443 firmantes de la denuncia y la Fiscalía lo acordó con una actuación de relámpago comparada con las actuaciones previas. Aunque un juez federal concedió un amparo al FCA contra esa medida, la Fiscalía –¿sin mediar sugerencia? – presentó un recurso de revisión.

Un litigio que escalaba en las instancias federales, pero cuya continuación quedó sin tema porque el 10 de diciembre de 2020 –¿a sugerencia de quién?– también se turnó a la Fiscalía General de la República.

Una disputa por el interés jurídico de los ciudadanos que denuncias actos de corrupción para la que llegó con retraso la Tesis de Jurisprudencia 2ª./J 33/2021, emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) el pasado 6 de agosto, con la que se reconoce el interés jurídico de la ciudadanía y las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) en ese tipo de casos.

Este es sólo un recuento de los casos que en su momento fueron escándalo público de una lista que podría ser interminable. Este lunes Garza Herrera dio una pista muy sólida: como cabeza de la institución, es autónomo, pero no independiente, y está interesado en llevar buenas relaciones con las autoridades, tanto las que se van como las que llegarán.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
A+